Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

LAZOS QUE PERDURARÁN EN LA HISTORIA DEL IES CUEVA SANTA

Intercambio escolar: de Hungría a Segorbe para estudiar los retos de la educación

Comunidades académicas de ambos lugares tratan objetivos comunes como patrimonio, competencias digitales, idiomas e inclusión

Durante una semana, los alumnos húngaros han compartido vivencias con los de Segorbe.

Les separan una distancia de más de 2.300 kilómetros, pero los alumnos del instituto húngaro de la localidad de Salgótarján han creado unos lazos que siempre perdurarán en la historia del IES Cueva Santa de Segorbe. 

Durante siete jornadas, los alumnos del intercambio escolar financiado por el programa europeo Erasmus+ y centrado en el patrimonio cultural, se volcaron en una serie de actividades. Con una alta implicación de la comunidad educativa de ambos países y bajo el lema A taste of Spanish Culture, abordaron retos comunes como el patrimonio, las competencias digitales, el aprendizaje de idiomas o la inclusión.

La alcaldesa de Segorbe, Carmen Climent, y ediles dieron la bienvenida a los alumnos húngaros. Mediterráneo

Este proyecto, denominado Around the World in Heritage, se inició el curso pasado aunque, debido a la pandemia, la movilidad física por parte del alumnado no se pudo realizar y todas las actividades fueron de ámbito local y virtual, a través de la plataforma educativa europea eTwinning. 

"Nos hemos sentido muy arropadas en todo momento por las familias, el profesorado del Cueva Santa y el Ayuntamiento"

decoration

Este año, por fin, durante una semana, el intercambio se hizo realidad con un sinfín de propuestas llevadas a cabo con gran entusiasmo, todas ellas en inglés, lengua oficial del intercambio. «Nos hemos sentido muy arropadas en todo momento por las familias, el profesorado del Cueva Santa y el Ayuntamiento», apuntaron profesoras y alumnos húngaros. 

La bienvenida del primer día en el instituto, la recepción en el ayuntamiento, las actividades náuticas, las visitas guiadas, el taller de recetas típicas de la gastronomía valenciana y la comida de despedida son algunos de los recuerdos que se llevan. 

Ahora solo queda esperar al segundo trimestre de este curso para viajar a Hungría y culminar un proyecto que con tanta ilusión se está llevando a cabo. 

Compartir el artículo

stats