Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

TESTIMONIOS

Aerogeneradores contra la despoblación: 70 familias viven en el interior de Castellón de los parques eólicos

Jordi Marín (Cinctorres) y Jordi Ortí (Forcall) cuentan cómo la llegada de los molinos a Els Ports les cambió la vida

Decenas de familias, como las que forman Jordi Marín (i) en Cinctorres o Jordi Ortí (d) en Forcall, pueden vivir en Els Ports gracias a los parques eólicos. Javier Ortí / Marta Ortí

El inicio de la construcción de los parques eólicos en Els Ports, en el 2005, supuso la creación de puestos de trabajo y, con ello, nuevas oportunidades. Algunos vecinos lograron un empleo y a otros que vivían lejos les permitió la opción de establecerse en su tierra natal. De hecho, 70 personas trabajan actualmente en la comarca gracias a los aerogeneradores, de lo que indirectamente se benefician sus familias, con el importante efecto antidespoblador que supone.

Uno de los primeros en hallar un trabajo en los molinos fue el ahora vecino de Cinctorres Jordi Marín. «Hasta entonces era muy difícil encontrar empleo en la zona relacionados con mis estudios de electrónica industrial y automoción», rememora. 

El comienzo de los parques le supuso la oportunidad de trasladarse de Castelló a Cinctorres y establecer allí su proyecto de vida. Ahora, 16 años después, ve aquel paso como uno de los que más han marcado su vida. «Aquí, junto a mi mujer Lucía, hemos construido nuestro proyecto familiar. Nuestras hijas, Agnés y Aloma, están escolarizadas en el pueblo y junto a otros niños de su edad hacen posible la existencia del colegio y de la guardería», comenta Jordi.

"No pude trabajar de lo que había estudiado hasta que llegaron los molinos"

decoration

En Cinctorres hay varios vecinos que, como ellos, se han instalado en los últimos años. «La llegada de nuevas familias provoca un efecto dominó que permite la creación o mantenimiento de servicios que, si no, pueden verse en riesgo de desaparecer», dice.

Jordi Marín ha formado un proyecto familiar en Cinctorres junto a su mujer y sus dos hijas. Javier Ortí

"Queríamos nuestro futuro aquí"

Una historia muy parecida es la que encabeza Jordi Ortí, que desde hace seis años trabaja en los parques eólicos y también ha formado una prole en Els Ports. En su caso, según explica, llegó al norte provincial desde Terrassa. «Viví en Cataluña hasta 2007 cuando por falta de empleo decidí trasladarme a Forcall, donde mis padres siempre han tenido casa y desde pequeño iba a veranear», explica. 

Instalado en la comarca, comenzó a trabajar en diferentes gremios hasta que encontró la posibilidad de comenzar una nueva etapa de la mano de los parques eólicos. «En 2015, mis estudios en electromecánica y la experiencia en el sector me permitieron abrir la puerta a los aerogeneradores», relata.

Jordi Ortí posa junto a su hijo Xavi y su mujer Lidón, embarazada. Marta Ortí

"Los parques eólicos me han permitido encontrar la estabilidad laboral necesaria para formar una familia"

decoration

Un cambio de empleo que le aportó la estabilidad laboral necesaria para asentar definitivamente su proyecto vital en Els Ports. «Mi mujer, Lidón, es auxiliar de enfermería y trabaja en la residencia de Morella. Teníamos muy claro que queríamos nuestro futuro aquí», expone.

Tanto es así que desde entonces ambos han dado pasos importantes en sus vidas. «En estos años nos hemos casado, tuvimos a Xavi, que ahora ya tiene tres años, y actualmente estamos esperando la llegada de otro bebé», cuenta.

La de Jordi Ortí y su familia es una de las muchas historias que significan una luz de esperanza y representan vivos ejemplos de repoblación y de futuro, en este caso gracias al sector eólico, en una comarca que vive acechada por el éxodo rural.

Compartir el artículo

stats