Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El alojamiento tendrá entre 12 y 15 habitaciones de lujo y habrá un restaurante para 200 comensales

Transforman un palacio abandonado en un hotel restaurante de 4 estrellas en uno de los Pueblos Bonitos de Castellón

Nueva vida para esta casa señorial, del siglo XVIII, que estaba en ruinas y deshabitada desde hace 50 años

De antiguo palacio a futuro hotel-restaurante de 4 estrellas en Vilafamés

De antiguo palacio a futuro hotel-restaurante de 4 estrellas en Vilafamés

Para ver este vídeo suscríbete a El Periódico Mediterráneo o inicia sesión si ya eres suscriptor.

De antiguo palacio a futuro hotel-restaurante de 4 estrellas en Vilafamés David Donaire

De palacio abandonado y en ruinas a hotel-restaurante de cuatro estrellas. Es la profunda transformación que experimentará la Casa Rosales de Vilafamés, conocida como Casa dels Pelejaneros y situada al lado del Museu d’Art Contemporani (Macvac), que permitirá potenciar aún más el atractivo turístico del interior de Castellón y reforzar la oferta de alojamiento en la localidad, que hasta ahora cuenta con dos hoteles y 38 plazas hoteleras en total, según los últimos datos de Turisme Comunitat Valenciana.

Así, más allá de dar una nueva vida a una casa señorial del siglo XVIII deshabitada desde hace 50 años, el futuro recinto supondrá un gran revulsivo para la localidad (es uno de los Pueblos Bonitos de España que hay en Castellón junto a Morella, Peñíscola y Culla), pues carece de una infraestructura de estas características.

Tal como detallan sus promotores, Gustavo Mallasén y Esther Molés, combinará suits y habitaciones de lujo con un restaurante (se llamará Tres Segles) que podrá acoger hasta 200 comensales.

Imagen aérea de la Casa Rosales, en Vilafamés. Mediterráneo

Dos fases

Con las obras en marcha, el complejo tendrá dos fases. La primera en materializarse será el restaurante, cuya inauguración está prevista para marzo del 2023; y después, poner a punto el hotel, que tendrá entre 12 y 15 habitaciones, cada una de unos 70 m². El objetivo es que el alojamiento abra un año más tarde, en el 2024.

"Aunque aún falta un año para la apertura, estamos sorprendidos por la acogida porque ya tenemos reservas para bodas y comuniones"

Gustavo Mallasén - Promotor del nuevo hotel de Vilafamés

decoration

Ante sus dimensiones, el local hostelero está concebido sobre todo para banquetes y grandes eventos. «Aunque aún falta un año para la apertura, estamos sorprendidos por la acogida porque ya tenemos reservas para bodas y comuniones», cuenta Mallasén, quien reconoce que «ahora mismo en el pueblo no hay un lugar así donde pueda comer tanta gente».

El concepto del hotel recuerda mucho al modelo del Vallivana Suits y Spa, en Morella, que es el primer y único establecimiento hasta la fecha con cinco estrellas en la provincia. «Será un local de renombre y vanguardista, en el que queremos atraer a los clientes más elitistas de Castellón», dice.

La terraza tendrá unas increíbles vistas a Vilafamés. Mediterráneo

La gran superficie que tendrá el complejo (más de 1.500 m² al unir dos viviendas, una de ellas la Casa Rosales), permitirá que puedan destinar salones a acoger conferencias, congresos o reuniones.

No obstante, para llegar a ese punto final, aún les queda trabajo. Como partían de que el inmueble estaba «fatal», la remodelación es a fondo, hasta el punto de que Mallasén avisa que, de no haber actuado, «el edificio hubiera caído viendo el proceso de destrucción» que sufre desde hace años.

Fachada de la Casa Rosales. Mediterráneo

Un estado ruinoso inicial que atestigua Héctor Borràs, de Aresta Arquitectura, responsable del diseño del hotel-restaurante. «El edificio sufría muchas patologías, principalmente por problemas de filtración y humedades que afectaban a las estructuras de los muros, la cubierta o los elementos de madera. Hemos tenido que realizar una intervención integral en todos los niveles», explica. 

Un edificio con mucha historia: llegó a albergar el Casino Fondo

El palacete en desuso al que darán una nueva vida es un edificio muy singular que atesora una gran historia detrás de sus paredes. Pertenecía desde el siglo XVII a la familia Albella, que en aquella época se dedicaba a la farmacia. De hecho, durante los siglos XIX y XX, la Casa Rosales llegó a albergar el Casino Fondo, uno de los enclaves históricos de Vilafamés Al ver el estado decadente de sus instalaciones y su ubicación estratégica en el casco histórico, Mallasén y Molés decidieron comprar el inmueble hace unos años para poner en marcha su proyecto.

Compartir el artículo

stats