Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

EDIFICIO SENTENCIADO

La historia que hay detrás del centenario edificio de la Vall d'Uixó que sufrió un derrumbe

El historiador Juan Fuertes Palasí recuerda en ‘Vall de Uxó s. XX. La dictadura, de la renovación al fracaso’ la inauguración de un inmueble sobre el que hay orden de demolición

El 12 de junio de 1927 se celebró por todo lo alto la inauguración de un edificio que el jueves pasado sufrió un importante derrumbe. JUAN FUERTES PALASÍ

Cuenta el historiador Juan Fuertes Palasí en su último libro Vall de Uxó s.XX. La dictadura. De la renovación al fracaso, que en plena dictadura de Primo de Rivera, para más concreción en el año 1926, decidió construirse un cuartel de la Guardia Civil en esta ciudad.

Explica que «la obra se había hecho muy necesaria, pues el pago del alquiler mensual de un domicilio para albergar a la tropa suponía una carga para las arcas municipales». Le encargaron el proyecto al arquitecto de Castellón José Gimeno Almela. Costó 68.000 pesetas. Sobre recuerdos como estos pesa ahora una orden de demolición.

El edificio dejó de ser propiedad municipal en el año 1998, cuando el Ayuntamiento decidió venderlo a una constructora después de haber albergado durante años el archivo municipal y los servicios de Recaudación y Urbanismo

decoration

El jueves pasado se dictó la sentencia de muerte de este inmueble ubicado en pleno centro de la Vall, inaugurado el 12 de junio de 1927. El derrumbe de unos 15 metros cuadrados de la terraza puso de manifiesto que algo va mal en una construcción que dejó de ser propiedad municipal en el año 1998, cuando el Ayuntamiento decidió venderlo a una constructora después de haber albergado durante años el archivo municipal y los servicios de Recaudación y Urbanismo.

Las vicisitudes de la sociedad vallera a las que ha asistido un edificio cuyo estado original describe Fuertes como de «líneas eclécticas con inspiraciones de fortaleza medieval, fajas de contornos rectilíneos sobre puertas y ventanales, festoneado de ménsulas y rematado con almenas sobre el alero», forman parte de la memoria de una ciudad que ha asistido más de una vez al derribo de algunos de sus elementos patrimoniales.

República y guerra civil

Durante la República, suprimieron la rotulación propia de un homenaje en dictadura dispensado al general Mariano de las Peñas, por aquel entonces secretario de la dirección general de la Guardia Civil. Con el estallido de la guerra civil, en 1936, «el edificio será asaltado y desmantelado por las milicias», para ser reconstruido en 1940 por Regiones Devastadas. Los guardias dejaron de ocuparlo en 1960, cuando en el Grupo Franco (ahora Grupo La Unión) se construyó una nueva casa cuartel. Dos años después, en los bajos, «quedaron albergados los servicios de la Casa de Socorro y la Cruz Roja». En la recta final del régimen franquista llegó a ser sede de la Jefatura Local del Movimiento y posteriormente volvió a abandonarse. 

Quizás ese era su destino, un ir y venir de ocupantes que fueron escribiendo una historia que acabará hecha escombros. 

Compartir el artículo

stats