POR UN PERIODO DE 10 AÑOS

Hicid y Furió se reparten el megacontrato del transporte en bus en Castellón por 12,6 millones

Autobuses Furió se lleva dos lotes, los de las líneas de Castelló a Onda y a l’Alcora

Hicid se encargará de los trayectos que partirán de la capital de la Plana a la Vall d'Uixó

Un grupo de pasajeros espera a coger el autobús en una parada de l’Alcora para poder llegar a Castelló.

Un grupo de pasajeros espera a coger el autobús en una parada de l’Alcora para poder llegar a Castelló. / Javier Nomdedeu

La Generalitat ya ha seleccionado las empresas de buses que gestionarán tres de las cuatro grandes líneas que vertebran el transporte de viajeros por carretera en la provincia de Castellón y que darán el servicio a lo largo de la próxima década.

Un proyecto impulsado en la última legislatura por la antigua Conselleria de Política Territorial, Movilidad y Obras Públicas (entonces en manos del PSPV-PSOE) para renovar el contrato de las compañías concesionarias y que ahora acaba de adjudicar la rebautizada área de Infraestructuras y Territorio (gestionada por el PP) por un total de 12,64 millones de euros (IVA incluido).

De los cuatro lotes en los que está dividido el megacontrato (cada uno corresponde con cuatro líneas de transporte estratégicas), la ondense Autobuses Furió ha hecho doblete y gestionará dos, mientras la castellonense Hicid se ha llevado el cuarto paquete.

Lote 1: Morella-Vinaròs-Castelló

Por orden de lotes, el primero corresponde a la línea Morella-Vinaròs-Castelló e implica a 54 municipios de Castellón y cuatro de Teruel. Por número de localidades involucradas, es el proyecto (dividida en sus respectivas rutas) más cuantioso, pero, como avanzó Mediterráneo, no se ha podido adjudicar.

El motivo es que la Conselleria, en febrero de este año, constató «la existencia de un error material en la transcripción de datos de recaudación que afectaba a la estimación de los ingresos previstos y, en consecuencia, a la compensación de servicio público, es decir, al presupuesto base de licitación», según puntualizan los técnicos en una resolución de la antigua Dirección General de Obras Públicas. Algo que comprometía la viabilidad económico-financiera del servicio al no quedar debidamente acreditada.

Por ello, como ese error no era subsanable en el momento de la tramitación del expediente de contratación, la Generalitat se vio obligada a desistir en el procedimiento de este lote.

Lote 2: L'Alcora-Castelló

Por suerte, el resto de paquetes en los que se dividía el megacontrato sí han podido salir adelante. Los lotes 2 y 3 han ido a parar a la misma empresa, Autobuses Furió, que gestionará las líneas que conectan la capital de la Plana con l’Alcora y Onda.

El segundo paquete abarca 10 municipios, con l’Alcora y Castelló como grandes poblaciones que enlazará. Según datos de Conselleria aportados en la memoria del proyecto, esta línea tuvo 101.985 viajeros en el 2015 y 96.549 en el 2016, últimos años de los que el informe autonómico recopila datos, con una recaudación media de 150.000 euros anuales en ese intervalo. Furió se ha agenciado este contrato por 3,04 millones.

Lote 3: Onda-Castelló

Esa misma empresa de transporte por carretera se ha impuesto también en el lote 3, el de la línea Onda-Castelló, por 4,09 millones. Este tercer paquete engloba a 21 pueblos del Alto Mijares y la Plana Baixa. Durante los años 2015 y 2016, fue una línea un poco más utilizada que la anterior de l’Alcora-Castelló, al reunir a 109.833 y 115.283 pasajeros, respectivamente, en ese binomio temporal. La recaudación media del total de viajes en esa época fue de cerca de 193.000 euros.

Lote 4: La Vall d'Uixó-Castelló

El cuarto lote hace referencia al trayecto de bus Castelló-la Vall, que discurre por un total de 15 municipios. En este caso, este contrato ha sido adjudicado a Hicid por 5,52 millones. Al ser localidades con un mayor número de habitantes, esta línea tuvo en el 2015 y el 2016 más viajeros que las dos anteriormente mencionadas, llegando a los 209.205 y 212.067, respectivamente. La recaudación media fue de 1,5 millones de euros.

La necesidad de esta inversión se debe a que «más del 90% de los contratos de concesión de servicio público de transporte interurbano regular de uso general de viajeros por carretera de la Comunitat Valenciana están caducados (prorrogados), o próximos a la fecha de vencimiento», explican desde el Consell.