Los mares del mundo, y el Mediterráneo aún más por ser un mar interior, sufren una presión cada vez mayor derivada, directa o indirectamente, de la actividad de una población global que no deja de incrementarse». Así reza el prólogo de 'La biodiversidad marina. Riesgos, amenazas y oportunidades', la última entrega de la colección de estudios socioeconómicos Mediterráneo Económico, editada por Cajamar y presentada el pasado jueves en el Oceanogràfic de València. 

No obstante, este monográfico busca ser, como manifestó Manuel Toharia, coordinador de esta trigésimo tercera entrega, un «llamado a la acción». Y es que el ejemplar profundiza no solo en las amenazas que atraviesa el medio marino, sino también en las múltiples oportunidades que genera y que son, como se reivindicó en la presentación del ejemplar, la única alternativa para preservar la integridad del mar y, a través de este, el desarrollo sostenible del planeta. Bajo este firme propósito, el Auditorio Mar Rojo del Oceanogràfic de València acogió la presentación de un libro que ha contado con la participación de hasta 21 expertos de diversas áreas del conocimiento, desde la economía hasta la ciencia o la divulgación, trazando una hoja de ruta para entender qué es el mar de forma transversal.

La cita, que destacó por su gran éxito de asistencia y que, además, se pudo seguir de forma telemática mediante la plataforma Tierra, contó con la intervención de Eduardo Baamonde, presidente de Cajamar; Manuel Gutiérrez Navas, director de la colección Mediterráneo Económico; Celia Calabuig, directora de Avancua; y Manuel Toharia, coordinador del ejemplar.  

Presentación de la monografía "La biodiversidad marina. Riesgos, amenazas y oportunidades", editada por Cajamar

Sostenibilidad como principio rector

Dar visibilidad a áreas temáticas que sean «importantes, estratégicas y trascendentes para la sociedad» es, en palabras del presidente de Cajamar, el eje vertebrador sobre el que se estructura la colección de estudios socioeconómicos editada desde hace dos décadas por el grupo cooperativo. «Nos dimos cuenta de que teníamos que dedicar una serie monográfica al análisis del mar al profundizar sobre la sostenibilidad y la bioeconomía», expuso Baamonde, «si hay un ecosistema vulnerable y que afecta a nuestras vidas a medio y largo plazo es el mar». Así, la sostenibilidad, entendida para Cajamar no como una estrategia, sino como un principio rector, está ineludiblemente vinculada al medio marino.  

En este sentido, su presidente elogió la figura de Toharia, quien amerita una prolongada trayectoria profesional, destacando que «él era la persona adecuada para coordinar esta entrega por su conocimiento y capacidad de divulgación y atracción de talento». «Este libro no está pensado solo para conocer y entender el mar, sino para invitarnos a todos a hacer las cosas mejor», admitió. Un pensamiento también compartido por Calabuig, pues la directora de Avancua expresó que esta entrega «acerca el lenguaje científico y la naturaleza a los lectores de manera responsable». 

La presentación del libro en el Auditorio Mar Rojo del Oceanogràfic de la capital del Turia contó con un gran volumen de asistentes. M. A. MONTESINOS

Un gesto que elogió al considerarlo «esencial» para «hacer del cuidado de nuestros mares nuestro centro de acción» que sirva para «construir un futuro mejor para las próximas generaciones». En esta misma línea argumentaria se posicionó Manuel Gutiérrez Navas, que defendió la sostenibilidad como «eje central de la agenda pública en todo el mundo». En el caso específico del medio submarino, aseguró que se trata de un sistema biofísico en frágil equilibrio en el que el agua es el elemento fundamental para la vida. Del mismo modo, también instó a la reflexión sobre cómo serán los océanos del futuro que, bajo su perspectiva, son «espacios de vida y fuente de un desarrollo económico sostenible». 

El monográfico, al detalle

'La biodiversidad marina. Riesgos, amenazas y oportunidades' incide en la necesidad de proteger y preservar los océanos y los mares. Por ello, Cajamar impulsa programas y acciones dirigidas a reforzar y amplificar el respeto a la vida marina. «Nuestro compromiso es aportar conocimiento que contribuya a informar y sensibilizar a toda la sociedad. Es tiempo de actuar y de ser más sostenibles», alegó Eduardo Baamonde. 

Para materializar tan ambicioso propósito, Manuel Toharia asumió la responsabilidad, «con mucha ilusión», como manifestó, de coordinar el ejemplar. «Me apetecía hacer este proyecto y llevarlo a mi terreno, pero sin olvidar algo muy importante: era necesario realizar un análisis DAFO del medio marino y aplicarlo a la sostenibilidad ambiental, específicamente del mar», explicó. «Encontramos un gran plantel de personas que han colaborado en este proyecto, entre ellos muchos expertos de la Fundación Oceanogràfic», admitió. Una entidad que conoce bien, pues desde hace más de un lustro colabora estrechamente con ella como asesor científico. 

Para ahondar en las debilidades, amenazas, fortalezas y oportunidades del medio marino era necesario, reiteró, realizar una aproximación objetiva del concepto. «No tenemos ni idea del mar, ahora empezamos a saber un poquito, pero tan solo un porcentaje pequeñísimo. Hablar del mar era sentar las bases de cuál era el sujeto del libro», afirmó. 

Lugares de comunicación

Y es que, no solo representan el 71% de la superficie del planeta, sino que son lugares de comunicación entre pueblos al inventar la navegación de altura. Para profundizar en este último aspecto, el título cuenta con la participación del investigador Juan Antonio Romero, quien aporta a la obra un relato vivencial de sus incontables travesías, así como con el testimonio de Javier Cacho, escritor y comunicador especializado en mares polares. «También quería hablar de temas vinculados a aspectos muy parciales como los mares y sus climas», prosiguió Toharia, « el mundo está lleno de miles de climas, pero si consideramos al conjunto como un sistema, este está lleno de subsistemas enormes como la ecosfera. Además, debemos incluir la variable de la acción humana, pues influimos negativamente sobre la atmósfera y sobre los mares». Una temática abordada en el monográfico por Javier Martín Vide.

La obra también explora ítems específicos como los parásitos, la descompresión experimentada por los animales marinos, como la tortuga, o la conservación. Autores como Ana Ahuir, Vicente Marco-Cabedo, Daniel García Párraga o Francisco Torner, entre otros, visibilizan dichas casuísticas. Otro ámbito relevante para la obtención de un conocimiento global del mar es la comprensión de su relación con el medio terrestre. Jorge Olcina es el encargado de realizar una aproximación objetiva de la interfaz tierra-agua. 

«El mar empieza a quejarse, aunque sea muy grande y muy profundo», denunció el coordinador del ejemplar en relación al vertido de mareas negras y plásticos. Y es que, según expuso, cada año se vierten al mar entre ocho y diez millones de toneladas de plástico. Sobre las ventajas que representa el reciclaje de este material y, a su vez, la amenaza constatada en el medio marino profundizan Ignacio Fernández Bayo y Pura C. Roy. A su vez, no solo es justo, sino también necesario plantear las fortalezas y oportunidades de mares y océanos. Acuicultura, tasa ecológica de renovación, pesca sostenible u océanos como despensa vital se constituyen como alternativas disruptivas del «expolio continuado al que se somete al gigantismo del mar», manifestó Manuel Toharia. Los expertos que ahondan en estas dinámicas sostenibles son, entre otros, Mónica G. Salomone, Francisco J. Espinós, Alicia Borque-Espinosa o Javier Garat. 

El transporte marítimo y el gran desconocido cableado submarino, «sin el que no es posible la conectividad global», permiten hablar a Chola Mateos del mar como elemento de comunicación. Por último, el monográfico también se centra en el agua dulce. A este respecto, Toharia se manifestó con contundencia: «Somos unos derrochadores». «El agua dulce es un bien escaso que no se puede producir si no es mediante la desalinización», expuso. No obstante, el coordinador de la obra reivindicó que ese proceso no se puede acometer empleando energías fósiles, sino renovables. 

Por último, 'La biodiversidad marina. Riesgos, amenazas y oportunidades' finaliza con una reflexión destacada por su coordinador. Y es que, «la divulgación es preguntar cosas que no pregunta la gente». «Lo que nos movió a hacer este libro es que quien lo lea esté vivo, que vaya más allá de lo que se cuenta, que quiera actuar más allá de lo que aquí se defiende. Que se pregunten más cosas y quieran hacer las cosas mejor de lo que lo hacían», concluyó. 

Veinte años de divulgación y análisis

Mediterráneo Económico es la colección de estudios socioeconómicos editada por el grupo cooperativo Cajamar desde hace dos décadas. Se trata de un proyecto de divulgación y análisis que dio comienzo en el año 2002 con el objetivo de generar conocimiento compartido y trazar nexos de unión entre múltiples actores sociales.  

Autores de prestigio

A lo largo de su extensa proyección, el compendio de títulos publicados, que ya suma 33 entregas, ha reunido a más de una veintena de autores y 700 especialistas en las diversas áreas temáticas analizadas. Como explicó Manuel Gutiérrez Navas, director del proyecto, estas publicaciones han estado coordinadas por destacados economistas como Jordi Nadal, José Carlos Díez o Ramón Tamames, así como por personalidades vinculadas a múltiples sectores productivos, como el agrícola. Nombres como el conseller Vicent Soler, Adela Cortina o Joaquín Mauros, entre otros, también se adhieren a esta lista.  

Referente incuestionable

Y es que, los ejemplares de Mediterráneo Económico se han consolidado como un referente en el campo de la divulgación y su perspectiva de crecimiento es, en este punto, incuestionable. Así, el próximo año se presentarán dos nuevos volúmenes, conformando una colección que sumará 35  obras de trascendencia social. La próxima entrega, coordinada por Eduardo Mollano, verá la luz el próximo mes de enero. Bajo el título 'La España rural. Retos y oportunidades de futuro', el libro versará sobre la «despoblación, pero también sobre iniciativas y nuevos escenarios de emprendimiento y experiencias de desarrollo», explicó Gutiérrez Navas. Además, cabe resaltar que una nueva entrega será presentada al término del próximo año. Este segundo volumen se centrará en la industria bancaria, bajo la coordinación de Santiago Carbón, incidiendo en aspectos como finanzas sostenibles, digitalización o criptomonedas, entre otras áreas de análisis .