Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Senado acepta su inclusión porque no tienen valor normativo y la oposición traslada la ofensiva a las Corts

La derecha remueve el debate identitario

El PP amenaza con ir a los tribunales para vetar el uso de los términos «País Valenciano» o «Països Catalans» en iniciativas parlamentarias

Carlos Mazón y Pablo Casado despliegan una bandera valenciana en el último congreso del PP.

Casi cuatro décadas después de la aprobación del Estatut d’Autonomia el río subterráneo del debate identitario emerge de nuevo. Estos días arrecia tras una polémica desatada en el Senado por al uso de los términos País Valenciano y Països Catalans. Pero no solo allí. PP, Ciudadanos y Vox censuran también en el Congreso el uso de esos términos, pese a que País Valenciano aparece como la denominación moderna del territorio en el preámbulo del Estatut. 

Los populares han anunciado que llevarán ante los tribunales que se puedan utilizar ambos en referencia a la Comunitat Valenciana en iniciativas parlamentarias y Ciudadanos ha exigido que las Corts defienda la denominación oficial frente al «insulto de los países catalanes». Vox tiene solicitada en las Corts Valencianes una petición de documentación para conocer cuantas veces se ha usado en À Punt el término País Valenciano desde el inicio de la emisión, hace más de tres años.

La derecha valenciana siempre ha visto un filón en este asunto. Aunque el último barómetro del Consell no lo sitúa entre las preocupaciones de los valencianos, el PP maneja encuestas que señalan que el discurso anticatalanista aún proporciona rédito electoral. Se vio en el reciente mitin de la plaza de toros cuando el líder nacional, Pablo Casado, sentenció: «Los valencianos vais a seguir ofreciendo nuevas glorias a España para que no os conviertan en un apéndice de Cataluña».

Sobre las señas de identidad

Este debate es recurrente en las Corts con iniciativas sobre cuestiones identitarias o en interpelaciones al Consell. El PP ya ha anunciado que recuperará, si vuelve a gobernar, la ley de Señas de Identidad, la primera norma que derogó el Botànic. 

Pero el debate se ha focalizado estos días en el Senado. La Mesa ha ratificado con los votos de PSOE y PNV que se puedan usar País Valencià o Països Catalans. Y lo ha hecho amparada en un informe jurídico que circunscribe el uso al ámbito de la libertad de expresión y porque tampoco figura en el reglamento ningún apartado que permita prohibir este tipo de denominaciones. 

Sin embargo, la portavoz adjunta del PP en el Senado, la castellonense Salomé Pradas, avisa que su partido emprenderá acciones legales. «No se puede pisotear la voluntad de los valencianos», dice. El presidente del grupo del PP y exjefe del Consell, Alberto Fabra, califica el debate de «absurdo, innecesario y provocador».

Por contra, la vicepresidenta del Senado, la socialista Cristina Narbona, defiende que esta terminología no es la oficial, pero su uso no supone ninguna desviación legal porque no tiene consecuencia jurídica ya que solo afecta a iniciativas parlamentarias.

Narbona recuerda que términos como Euskal Herria o País Valenciano se han usado de forma habitual y sin problemas en Congreso y Senado. El presidente de la Cámara Alta, el socialista Ander Gil, pide mesura y memoria.

El PP tiene presentada en las Corts una interpelación al conseller Marzà sobre defensa de las señas de identidad y otra proposición urgente. También Vox. Y la síndica de Cs, Ruth Merino, ve necesario condenar el «ataque» que se ha producido en el Senado.

Compartir el artículo

stats