Suscríbete El Periódico Mediterráneo

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

INVESTIGACIÓN

Las dudas del juez que podrá aclarar Mónica Oltra

La mayor controversia respecto a la exvicepresidenta es quién ordenó la apertura del expediente «parajudicial» sobre los abusos que sufrió la menor y que la desacreditaba

La exvicepresidenta del Consell, Mónica Oltra.

La exvicepresidenta del Consell y exconsellera de Igualdad Mónica Oltra comparecerá como investigada el 19 de septiembre ante el magistrado y el fiscal del Juzgado de Instrucción 15 de València. Oltra podrá aclarar las dudas vertidas por el titular del juzgado sobre la gestión que su departamento hizo del caso de los abusos que sufrió la menor tutelada por la Generalitat por un monitor del centro donde vIvía la joven y exmarido de Oltra. Se trata del mismo juez que pidió investigarla, en una exposición razonada enviada al Tribunal Superior de Justicia (TSJ), cuando Oltra era aforada. Un documento de 71 páginas en el que el magistrado vertía las dudas sobre el caso y en el que señalaba que tras haber tomado declaración a los once funcionarios y las dos trabajadoras del centro de acogida de menores Niño Jesús, «la fase de instrucción no puede agotarse sin tener como investigada a la Honorable señora doña Mónica Oltra, sin evidente perjuicio para los derechos constitucionales de acción y defensa en juego en el proceso de todas las partes». 

Las dudas del magistrado sobre la actuación de Oltra en este asunto surgen a partir del viernes 4 de agosto de 2017. Es la fecha en la que Oltra admite que se enteró de la denuncia de los abusos por una citación judicial contra su entonces marido, que llegó a la casa que ambos aún compartían. Aunque, tal como relata el juez, «desde el día 6 de julio de 2017 en la dirección territorial [de la Conselleria de Igualdad] se tenía conocimiento de que existían unas diligencias de investigación penal en la Fiscalía de Valencia y que en ellas se solicitaba información sobre los hechos [los abusos] e información acerca de por qué no se había informado a Fiscalía de los hechos y asimismo se ordenaban medidas en aras de la protección de la menor».

Apertura del expediente

El 8 de agosto la dirección general de Infancia y Adolescencia “ordenó la apertura de un expediente informativo” por tener conocimiento verbal ese día de los posibles abusos", según expuso Oltra en las Corts. Quién ordena la apertura de este informe es uno de los puntos controvertidos de la causa respecto a Oltra. La exvicepresidenta aseguró en su comparecencia del 21 de abril de 2021 en las Corts que “inmediatamente que conocí la existencia de un procedimiento judicial de manera fortuita y alejada de mi responsabilidad política me puse en contacto con mi jefe de gabinete” para darle instrucciones en el sentido de “recabar información y lógicamente, exigir la máxima pulcritud y diligencia y la mayor protección de la joven”. 

A priori una decisión que no debería tener mayores consecuencias. "Es difícil que nadie pudiera hacer un reproche [a Mónica Oltra] si tal hubiera sido el objeto del expediente encargado y, desde luego, no cabría hacerlo desde un punto de vista jurídico penal«, admite el juez en su exposición razonada. Sin embargo, el magistrado advertía que "lo que se hizo al abrir el expediente informativo no fue nada de eso. Sino emprender una investigación al margen de la que ya habían iniciado la Fiscalía y el Juzgado de Instrucción, con el fin de 'determinar la certeza de las declaraciones formuladas por la adolescente y conocer las circunstancias concretas en que se pudieran haber producido los hechos'”. Por tanto, según el juez, se inició «una investigación paralela a la judicial carente aparentemente de todo sentido y que comportaba el empleo de recursos públicos, humanos y materiales, con el consiguiente coste». Este expediente fue considerado «una suerte de instrucción parajudicial» según la sentencia de la sección segunda de la Audiencia de València que condenó al monitor Luis Ramírez Icardi. 

A aclarar este embrollo no han ayudado las diferentes versiones que Oltra ha dado sobre quién ordenó abrir el expediente. El pasado 7 de marzo la entonces vicepresidenta del Consell aseguró a los periodistas que «ese informe, el expediente, lo encargué yo, dejen a la gente en paz. Yo encargué el expediente informativo porque necesitaba saber qué había pasado, se lo dije a la directora general y la directora general dijo: “Oiga averígüese aquí que ha pasado». Aunque en el primer escrito que pudo presentar en la causa tras personarse ante el TSJ, Oltra aseguró que su intervención del 7 de marzo se debió a «unas declaraciones claramente condicionadas por la sensación de injusticia e impotencia que sentía al pensar que esa imputación no era más que la instrumentalización penal que conllevaba poner en tela de juicio la profesionalidad de todas las funcionarias y funcionarios de la consellería que habían tenido intervención». 

Compartir el artículo

stats