Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Vídeo submarino

Una pareja de les Coves de Vinromà, plata en las profundidades

Héctor Ripollés y Lledó Bernat se han proclamado subcampeones del mundo de vídeo submarino

Galería | Una pareja de les Coves de Vinromà, plata en las profundidades

La pareja de castellonense de les Coves de Vinromà, Héctor Ripollés y Lledó Bernat, ha ganado dos medallas de plata en el último CMAS World Underwater Video & Foto Championship, celebrado en la isla portuguesa de Porto Santo entre el 4 y el 9 de octubre.

Ripollés y Bernat han sido galardonados en las categorías de short movie con cámara compacta y video con edición, gracias a sus vídeos, What do you think? y The End, respectivamente. Además, se han proclamado campeones a nivel de selecciones en fotografía y vídeo submarino y han obtenido la ‘mención específica del gremio de periodistas de Madeira’, que les acredita para participar en el próximo Open Madeira Underwater de Video y de Fotografía Submarina, que se celebrará en octubre de 2022.

Estos dos fotógrafos y videógrafos forman parte de Pingüí Media, una productora audiovisual que el propio Ripollés fundó en 2007. Sin embargo, la pareja de les Coves de Vinromà no empezaron a competir en campeonatos de vídeo submarino hasta 2013.

Tras muchos años de logros a nivel autonómico y nacional, en 2020 recibían la llamada de la selección para acudir a su primer torneo internacional. El año anterior ya habían sido convocados, pero como reservas. Para el año siguiente esperan volver a ser convocados tanto para el Campeonato de Europa que tendrá lugar en Turquía y para el Campeonato del Mundo.

Antes no obstante, deberán superar las clasificatorias autonómicas para el Campeonato de España, que tendrá lugar en Cabo de Palos, Murcia. Este 2021 ya consiguieron hacerse con la medalla de plata en este torneo.

El CMAS World Underwater Video & Foto Championship es un torneo de vídeo submarino en el que coinciden los mejores videógrafos y camarógrafos del mundo. Hasta 44 países participaron en la edición de este año. Esta competición está dividida en tres categorías, entre las que los participantes deben escoger dos: short movie con cámara compacta, video con edición y video sin edición. Los competidores disponían de dos días para grabar las imágenes de los vídeos en los puntos de inmersión, así como de 8 horas para su edición y postproducción.

Llegaron a la competición sabedores del alto nivel que había en su país, pero sin conocer a todos sus rivales. Aún así, durante los 10 días previos al torneo que estuvieron entrenando en Porto Santo pudieron ver el equipo del que disponían los competidores, así como sus habilidades de buceo.

Héctor Ripolés (i) y Lledó Bernat (d) se han proclamado subcampeones del mundo en su primera participación internacional. Pingüí Media

En el aspecto físico, el vídeo submarino no es un deporte tan exigente como en lo técnico. Ser capaz de controlar el consumo de aire permite aguantar más tiempo bajo el agua y con ello poder grabar más planos. Para ello también es importante bucear bien y estar psicológicamente preparado para sobrellevar el estrés, que se incrementa en competición.

Desde que les anunciaron su convocatoria en octubre del año anterior, Ripollés confiesa que no tuvieron que llevar a cabo ningún tipo de preparación específica. Tenían un guión pensado de hace tiempo, al que dieron forma para el vídeo más largo. Tuvieron que perfilar el guión y la realización, sobre todo los planos más singulares en los que aparece Lledó Bernat bajo el agua.

España se llevó los dos primeros puestos del último campeonato del mundo de vídeo submarino. Pingüí Media

A la hora de competir no hicieron frente a ninguna dificultad especialmente complicada. El principal inconveniente al que se enfrentaron fueron las corrientes, provocadas por la luna llena que había en las fechas en las que se celebraba el torneo. Estas perjudicaron a todos, pero especialmente a la gente que no estaba acostumbrada a estar tanto tiempo bajo el agua.

Pese a ello, consiguieron hacer los dos vídeos que esperaban y con ello cumplir las expectativas que ellos mismos tenían. Los castellonenses acudían a la cita internacional sabedores de que tenían suficiente nivel como para salir premiados de ella. De hecho, solo dos puntos les privaron del oro en video con edición, en el que lograron 392 puntos (sobre 400), por los 394 de la pareja ganadora.

Compartir el artículo

stats