Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

FÚTBOL PROVINCIAL

Aquel CD Onda de bronce

El equipo de La Serratella, que esta campaña cumple su centenario, militó en 2ª B en el curso 2001/2002: aunque no consiguió la permanencia, dejó momentos para el recuerdo

Plantilla del Onda que, hace 20 temporadas, militó en la desaparecida Segunda División B.

Onda es una plaza de fútbol, una plaza con sabor. Pero la entidad rojiblanca lleva ya 11 largos años fuera del fútbol nacional. Huelga decir que la entidad ha pasado 35 años en categoría nacional, 34 en Tercera División y uno en Segunda B. 

Cabe recordar que 14 de los 34 ejercicios en los que compitió en Tercera acontecieron antes de la creación de la Segunda B, con lo que realmente era la tercera categoría del sistema de ligas. De este modo, en la campaña 1963/1964, el conjunto rojiblanco se clasificó en sexta posición y se quedó a seis puntos de poder disputar la fase de ascenso a Segunda División

Tres décadas después, el Onda volvía a consolidarse en Tercera División, pues el conjunto azulejero acumuló hasta ocho campañas consecutivas en la categoría, en las que llegó a disputar tres promociones de ascenso. Pero la época más dorada llegó a finales del pasado siglo, cuando el Onda pasó a ser el filial de un Villarreal que acaba de aterrizar en Primera División. 

En la temporada 1990/2000, el Onda se proclamó campeón, al imponerse en la lucha por el título al Burriana y al Benidorm, que, a la postre, fue el que terminó ascendiendo. El conjunto de la Plana Baixa quedó encuadrado en la promoción con Espanyol B, Peña Deportiva y Mar Menor. En la fase de ascenso, los rojiblancos pasaron a depender de terceros al perder en la tercera jornada en el campo del Espanyol B; y a pesar de llegar a la última jornada con opciones, los castellonenses vencieron a la Peña Deportiva, pero el filial periquito también y subió. 

En la siguiente campaña, el Onda no consiguió llevarse el título y quedó por detrás del Alicante y del Valencia B en la tabla clasificatoria, pero sí que superó en esta ocasión la promoción. Orihuela, Palamós y Atlético Baleares fueron los rivales de un Onda al que no pudieron superar. El ascenso llegó en la última jornada, al ganar en Palma de Mallorca y caer el Orihuela ante el Palamós. 

Un estreno histórico 

Pero la incursión rojiblanca en Segunda División B fue efímera; tanto, que el Onda no pudo mantener la categoría, a pesar de contar con una plantilla de gran potencial, bajo el convenio del filialidad con el Villarreal, con activos como Oriol Lozano, Javi Calleja, Juanjo Martínez, Xavi Gracia, Javi Venta, Íker Álvarez, David Fas, Abel Buades, Nacho Zaragoza, Iván Moreno Fabianessi, Andrés Bressán o Antonio Calle, entre otros.

El debut del Onda en la categoría de bronce fue sonado: ni más ni menos recibía al Castellón, ante el que perdió por 1-2, a pesar de avanzarse en el marcador, con una diana de Oriol Lozano. Pero lo cierto es que en las 13 primeras jornadas, el equipo únicamente ganó dos encuentros, ante el Novelda y frente al Universidad de Las Palmas, a domicilio. 

Durante la temporada, el equipo de La Serratella también superó al Lanzarote, Mensajero, Talavera, Pájara Playas, Toledo, Vecindario y Toledo, pero, viendo este curso con perspectiva, una de las victorias destacadas se produjo en Alcorcón, donde los ondenses vencieron por 0-3 a un equipo alfarero muy diferente al actual. 

Otro momento para el recuerdo fue el partido disputado en Castalia, en el que el Onda comenzó perdiendo pero los tantos de Fabianesi y Xavi Jiménez consumaron la remontada; no obstante, finalmente el equipo albinegro consiguió rescatar un punto. Pero, finalmente, ni Javi López, ni Paquito lograron reconducir la complicada situación y, a la postre, se confirmó el descenso en la penúltima jornada, concretamente en el José Rico Pérez, donde el Onda cayó derrotado ante el Hércules. Si hubo un factor que penalizó al cuadro rojiblanco fue la debilidad defensiva: fue el más goleado de la categoría con 73 tantos encajados.

Tras el descenso, el objetivo no era otra que recuperar la categoría por la vía rápida, pero no fue posible al no poder superar una promoción de ascenso con el Constància, Vilanova y un gran Lorca que terminó ascendiendo. Un año después, el equipo se quedó con la miel en los labios y no consiguió clasificarse para la promoción. Desde entonces, la trayectoria del club fue descendiendo hasta que dio con sus huesos en Preferente en 2010, tras una mala campaña. 

La situación económica fue clave en esta regresión y también marcó los primeros años en Preferente, donde la entidad, ahora saneada, sigue por 12ª temporada consecutiva. 

Compartir el artículo

stats