Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

FC Barcelona

Sandro Rosell: "Mis cuatro años en la presidencia del Barça son los mejores de la historia del club"

El expresidente azulgrana niega que causara la salida de Guardiola, afirma que su mandato supuso la mejor época de la entidad y añade que si le suman los años de Josep Maria Bartomeu, la de 2010 a 2020 fue la mejor década

Sandro Rosell, este lunes durante la entrevista. Joan Cortadellas

Sandro Rosell reivindica su paso por la presidencia del Barça y la de su sucesor, Josep Maria Bartomeu. Afirma que su error fue no explicar su gestión. Niega haber hecho gestiones ilegales para el trasplante de hígado a Eric Abidal.

Si acaba siendo candidato a la alcaldía, los activos que puede presentar a sus electores potenciales son su experiencia como gestor en sus empresas y en el Barça.

Correcto.

¿Cómo cree que es vista su gestión en el Barça?

No es vista, porque no la puse en visión. No hice nada para explicarla. Pero, con toda la humildad con la que pueda decir lo que diré ahora, mis cuatro años en la presidencia del Barça son los mejores en títulos del primer equipo, en títulos de las secciones, en dinero ganado, en patrimonio creado, en función social, en la fundación. Los mejores. Son datos. Es que nunca me he detenido en explicarlo, es la primera vez que lo explico. Los datos son los que son. Puedes decir: ‘Rosell me cae fatal, no lo trago’. Pero los datos objetivos de mi gestión están publicados en las webs oficiales del Barça, auditados.

"Puedes decir: ‘Rosell me cae fatal, no lo trago’. Pero los datos objetivos de mi gestión están publicados en las webs oficiales del Barça, auditados"

decoration

¿Y a los que dicen que usted es el presidente que hizo que Guardiola se fuera?

No es verdad. Lo han explicado por activa y por pasiva Guardiola y los jugadores, que fue un pique entre Guardiola y los jugadores. Un problema que había en el vestidor.

¿Y por qué no ha defendido hasta ahora su gestión y esos datos?

Porque me dedico a gestionar. Ahora bien, ¿lo explicaré ahora si me presento a la alcaldía de Barcelona? Quizá dedique un 10% del tiempo a explicarlo. Porque hasta ahora me he dedicado en un 100% a gestionar y en un 0% a hablar.

"No es verdad (que forzara la salida de Guardiola). Lo han explicado por activa y por pasiva Guardiola y los jugadores, que fue un pique entre él y los jugadores. Un problema que había en el vestidor"

decoration

¿Ha echado de menos reconocimiento?

No, porque sé lo que he hecho y estoy muy contento. Los cuatro años fueron bestiales y la herencia que dejamos fue brutal.

¿Y la situación actual?

En eso no quiero entrar. Hablo de mis cuatro años.

Sabiendo lo que sabe ahora, ¿hubiera sido presidente del Barça?

Sí. Es un honor.

¿Va al Camp Nou?

No.

¿Volverá a ir?

Sí, algún día volveré.

¿Pueden convertirse en barreras para una candidatura algunas causas judiciales pendientes? La abierta por presunto fraude fiscal.

Consecuencia de una investigación prospectiva, algo prohibido en democracia, y como no encontraron nada, acabaron en el tema fiscal. No es cierta la acusación. Quisieron pactar pero dije que no porque sé que no es cierto. Pero me pusieron la maquinaria del Estado: también dicen que soy traficante de órganos.

Por el caso de Abidal.

Acepto que me digan lo que sea por ser empresario. ¿Pero traficante de órganos?: ¿me tengo que poner de acuerdo con el Hospital Clínic?

"Acepto que me digan lo que sea por ser empresario. ¿Pero traficante de órganos? Al primo de Abidal lo conocí el día después de la operación. Estaba en la cama de al lado de la de Abidal"

decoration

Está usted imputado por eso. Es por aquella conversación (con el exdirectivo Juanjo Castillo), “le hemos dado un hígado”.

Sí, ¿han escuchado la conversación? Si yo no digo nada.

¿El Barça dio dinero al primo de Abidal?

Que va. Al primo de Abidal lo conocí el día después de la operación. Entro y lo saludo porque está en la cama de al lado de la de Abidal.

Y luego está el caso Neymar.

Eso lo archiva el juez De la Mata y casualmente, coincidiendo con la imputación por parte de la juez Lamela, alguien obliga a reabrir el caso contra la opinión de De la Mata, que de un informe de 250 páginas dedica 230 a decir que somos inocentes y en la última afirma que reabre el juicio oral porque le obligan.

¿Cree que estos casos pueden perjudicar a su candidatura?

Al contrario.

"Nuestra gestión se basaba en el control de gasto. Bartomeu hizo una gestión más basada en el incremento del ingreso. Pero hay una cosa que se llama pandemia, y los 1.000 de ingresos pasaron a 650"

decoration

Volviendo al balance de su presidencia, dice usted que su herencia fue muy buena. ¿Qué pasó desde su salida para que la situación del Barça sea la que es?

Un club de fútbol como el Barça requiere de tres personas muy importantes para gestionarlo: el presidente, que es el responsable de decir no, el que tiene que poner límites; el director general, que es el que tiene que gestionar los ingresos y los gastos, para conseguir un margen, y el director deportivo, que debe invertir ese margen en el campo. Que de cada 10 decisiones puede cometer dos errores. Pero si comete ocho, hundes al club. Diez de diez no te saldrán bien. En mi época, el presidente era yo, el director general, Antoni Rossich, y el director deportivo, Andoni Zubizarreta. Cuando hubo elecciones y el socio votó a Josep Maria Bartomeu, él decidió hacer un cambio de gestión. La nuestra, del 2010 al 2014, se basaba en el control del gasto. Soy un enfermo de controlar el gasto. Bartomeu hizo una gestión más basada en el incremento del ingreso. Y logró casi mil millones. Y esa maquinaria aguanta el incremento de gasto. Pero hay una cosa que se llama pandemia, y los 1.000 pasaron a 650 millones, por debajo del gasto. Este es el hecho. Dicho esto, del 2010 al 2014 se dan los mejores cuatro años de la historia del Barça. Del 2010 al 2020, incluida la pandemia, se dan los mejores 10 años de la historia del Barça en títulos, en dinero, en todo. Y en cambio si preguntas la gente dice que no, que ni Rosell ni Bartomeu fueron lo mejor.

Es la sensación que ha quedado.

Porque otros solo se dedican a comunicar y nosotros solo a gestionar. Y esa es la diferencia.

Compartir el artículo

stats