Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

40 CONGRESO FEDERAL

Puig llama a impulsar la socialdemocracia en un congreso que cierra filas con Sánchez

El PSOE pasa página a la ruptura de hace cuatro años y activa los objetivos electorales

Ximo Puig, junto a la ministra, ayer, en el congreso en València.

El 40 congreso federal del PSOE quedó constituido ayer en Feria València. Lo preside el líder de los socialistas valencianos, Ximo Puig, el primero en intervenir. Un discurso en el que el jefe del Consell llamó a consolidar gobiernos socialdemócratas que permitan abrir una nueva etapa de prosperidad y abordar los problemas reales de la gente frente a los nostálgicos de épocas imperiales, en referencia a la derecha y sus últimas referencias a la conquista de América.

Puig hizo un llamamiento a impedir que se consolide la precariedad y a desterrar la nostalgia entre los jóvenes, porque en ningún lugar está escrito que vayan a vivir peor que sus padres. Llamó a priorizar la salud mental y a la mejora de los servicios públicos, con una mención que levantó a los asistentes al primer día, ayer, de la reversión del departamento de Torrevieja a la sanidad pública.

El presidente señaló que la Comunitat Valenciana está comprometida con una España federal y agradeció al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que decidiera llevar el congreso del PSOE a València, que fue sede del gobierno legítimo de la república hace 80 años, recordó Puig, que habló de la importancia de un congreso de cohesión como este.

Recordó el primer congreso federal del PSOE, en 1888, en el que los socialistas llamaban a luchar por la jornada de ocho horas, un salario mínimo o el descanso de un día, utopías inalcanzables entonces. «Somos socialistas porque mejoramos la sociedad y avanzamos, por eso es tan importante lo que vayamos a decidir, porque hay nuevas utopías en España por las que luchar», añadió Puig.

Relanzamiento

El president invervino en un contexto en el que las apelaciones a la unidad y el refuerzo de las políticas socialdemócratas, que vuelven a avanzar en la mayor parte de Europa, son constantes. Mientras la derecha ha visto en el desplome de Ciudadanos y en la exhibición de fuerza de la plaza de toros de València señales que podrían apuntar a un cambio de ciclo político, los socialistas buscan relanzarse también desde València con un congreso de cierre de filas en torno a la figura del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que proyecta ya un liderazgo fortalecido en el PSOE.

El congreso busca un rejuvenecimiento generacional sin perder la conexión con sus esencias. Los expresidentes de Gobierno Felipe González y José Luis Rodríguez Zapatero reforzaron con gestos y palabras esa imagen de unidad en torno a Sánchez, momentos muy aplaudidos por la militancia.

El congreso cierra las heridas del 2017 cuando el partido quedó roto por el apoyo del aparato a la figura de la expresidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz (que apareció en València), y a quien las bases arrinconaron para dar el poder a Sánchez. Este tiene vía libre para activar al partido en un congreso que ha dado a Ximo Puig un papel preponderante con la presidencia, de forma que esté preparado ante el próximo ciclo electoral, que podría empezar en Andalucía en primavera y seguiría con las autonómicas y municipales de 2023 y las generales de finales de ese año. 

Compartir el artículo

stats