Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El congreso del PSOE deja más abierta la batalla de la financiación autonómica

La valenciana y federaciones con criterios opuestos defienden que salen victoriosas con una resolución que retrocede en aspectos como la deuda

Congreso del PSOE en Valencia.

La parte positiva del 40 congreso federal del PSOE, desde una mirada valenciana, es que ha quedado patente que la financiación autonómica se ha instalado como uno de los grandes debates políticos del momento. Algo que debe ayudar a que se afronte sin más retrasos. El asunto trascendental de la agenda valenciana ha salido de la oscuridad del pasado reciente. Es más evidente que nunca. Eso es bueno, pero no quiere decir que los criterios valencianos sobre la financiación acaben imponiéndose. O al menos en el grado que sería deseable para salir de la infrafinanciación y obtener una compensación por los déficits acumulados.

Esas dudas hacia dónde orientar el nuevo modelo de reparto de recursos han quedado claras en el fin de semana. La prueba es que el PSOE solo ha ofrecido a sus barones una resolución escoba donde todos (o casi todos)pueden barrer para casa. La prueba es que la misma declaración de intenciones ha sido valorada como positiva con comunidades con intereses tan distintos como la valenciana y la asturiana. Esta última, gobernada también por los socialistas (Adrián Barbón es el presidente), se ha felicitado de que el partido se comprometa en el congreso de València con un sistema de financiación que tenga en cuenta "el coste real de la prestación de servicios". Para la federación asturiana, es una manera de decir que se debe tener en cuenta la dispersión y la despoblación a la hora de decidir los recursos.

La resolución del 40 congreso habla en esa misma frase de un sistema de financiación "centrado en la ciudadanía". Para el PSPV, es una manera de referirse implícitamente a la población, el criterio que beneficiaría a la C. Valenciana. El conseller de Hacienda, Vicent Soler, subrayó ayer que "frente a otras muchas enmiendas" sobre financiación, las del PSPV "han sido prácticamente asumidas en su totalidad, desde el punto de vista del contenido". "Quienes estamos en el marco de los acuerdos congresuales del PSOE somos el PSPV", añadió. Es una manera de decir que la posición valenciana es la dominante en este momento en el partido, pese a que la ponencia no se refiere expresamente a la población ajustada o la deuda histórica.

En este sentido, lo aprobado ahora no alcanza ni siquiera a lo incluido en la resolución de 2017, en el congreso anterior. Decía que "el actual sistema ha producido insuficiencia de recursos y requiere una reforma que aumente los recursos de las comunidades y que tenga en cuenta los efectos que ha tenido la infrafinanciación en el endeudamiento y en la prestación de servicios".

La resolución actual sí incluye el compromiso del partido de Gobierno a un acuerdo político sobre la financiación "a la mayor brevedad posible".

Otra prueba de las espinas que el asunto levanta y que Moncloa y Ferraz han podido constatar es la beligerancia de barones como García-Page, que se rebela contra cualquier directriz de partido.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, encomendó ayer a la nueva ejecutiva del PSOE en su primera reunión la tarea de consolidar el partido y volcarse en los territorios para trasladar la gestión del Ejecutivo y preparar el próximo ciclo electoral. En el nuevo equipo están cuatro valencianos: la ministra Diana Morant (en la foto, a la izquierda), el conseller Arcadi España, la alcaldesa de Castelló, Amparo Marco, y la diputada Patricia Blanquer.

Compartir el artículo

stats