Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tragedia en el Atlántico

El 'salario' final de los perdidos del 'Pitanxo'

Pesquerías Nores repartió como “anticipo de nómina” un donativo recibido de una ONG francesa, con 500 euros por cada marinero fallecido | La armadora asegura que los familiares fueron informados; éstos lo niegan

El 'Villa Nores', amarrado en el muelle de Frigalsa. Ricardo Grobas

La Société de Secours et des Oeuvres de Mer es una organización benéfica cuya actividad se remonta a 1894, en la localidad francesa de Saint-Pierre-et-Miquelon. Nació con el objetivo de “dar alivio material, moral y religioso” a los trabajadores del mar y sus familias, y está enfocada especialmente en aquellos que operan en aguas de Terranova e Islandia. “Por su duro trabajo y los peligros que desafían, los marineros de las grandes pesquerías constituyen, por así decirlo, en comparación con los pescadores de la costa, una especie de casta valiente [...] Podemos decir que, cada año, nuestros pescadores que van a Terranova e Islandia corren los mismos riesgos que si fueran a participar en grandes batallas campales”, escribió su ideólogo, el doctor Bonnafy. El año pasado, la organización repartió 35.688 euros en concepto de ayuda escolar a 106 huérfanos de 70 marineros fallecidos en alta mar. En 2022, haciendo valer su empeño fundacional respecto a la flota que opera próxima a Canadá, decidió ampliar su auxilio financiero a España. A Pesquerías Nores, armadora del 'Villa de Pitanxo'llegó un donativo de 10.000 euros. A sus familias llegaron cantidades en concepto de “nómina” o “anticipo de nómina”, como pudo comprobar Faro de Vigo y confirmaron fuentes de la compañía. Fueron 500 euros por cabeza.

Es en este punto donde esta historia vuelve a enredarse, entre la versión aportada por las familias de los 21 fallecidos –de 24 tripulantes que iban a bordo– y la armadora de Marín. “Hubo mucha gente que quería darnos dinero al principio, donaciones, pero nosotros no quisimos gestionar nada de eso”, inciden fuentes próximas a los marineros del pesquero, naufragado el 15 de febrero a unas 300 millas de la costa canadiense. Las familias llegaron a reunirse con la asociación Stella Maris, vinculada a la Iglesia Católica, para asesorarse respecto de cualquier ayuda que pudiese llegar de empresas o entidades benéficas. Decidieron, “por unanimidad”, que la prioridad sería auxiliar a los menores de edad y mujeres sin empleo. Una de estas últimas quedó viuda con cuatro niños pequeños, y otras han tenido que ser amparadas por Cáritas ante lo precario de su situación económica. Ha habido incluso desahucios.

El ingreso

Según su versión, los familiares tuvieron conocimiento de que una fundación francesa había donado 10.000 euros, pero que estuvieron semanas sin conocer su cantidad o la finalidad que recibiría este importe, y que la armadora no tenía que haber mediado de ningún modo. Por contra, la armadora Nores asegura que fue la propia Société de Secours et des Oeuvres de Mer la que se puso en contacto con ellos, “para ofrecernos apoyo a los familiares de los fallecidos”, explica Iván Nores, responsable de Recursos Humanos de la pesquera. La armadora –abunda– propuso dividir la cantidad entre cada familia, de ahí los 500 euros que se repartieron por cada uno de los 21 marineros.

¿Lo sabían de antemano las familias? Éstas lo niegan de plano. “Decidimos que cualquier dinero iría para los huérfanos menores de edad y para las mujeres desempleadas, y ellos actuaron sin decir nada a las familias”. Pesquerías Nores asegura que “tanto los familiares como los abogados fueron informados”.

Viudas han tenido que ser amparadas por Cáritas debido a su actual situación

decoration

¿Y el concepto? En al menos cuatro casos, como pudo comprobar este periódico, el ingreso recibido consta como “anticipo de nómina” para los 21 del 'Villa de Pitanxo', un concepto que no se corresponde con una donación y, de acuerdo a familiares, les obligará a rendir cuentas por IRPF. “Es cierto que en el justificante de pago refleja como concepto nómina, por tratarse del texto que aplica el banco a todas las transferencias que hacemos a todos nuestros trabajadores para cualquier abono”, continúa Nores, quien puntualiza que tanto los representantes legales de las familias como la asociación francesa disponen de todos los justificantes de pago.

La investigación sobre las causas del naufragio continúa en el juzgado de instrucción número 2 de la Audiencia Nacional, a cargo de Ismael Moreno, quien ya ha adoptado medidas cautelares contra el patrón del pesquero, Juan Enrique Padín, que debe comparecer quincenalmente en el juzgado y ha tenido que entregar el pasaporte. El magistrado ha aceptado a trámite una querella, por la que tanto Padín como Nores serán investigados por cuatro delitos: homicidio por imprudencia grave, contra los derechos de los trabajadores, falsedad documental y estafa.

Un quiñón de otro buque de Nores para Padín

El quiñón es una especie de aguinaldo, tradicionalmente proporcional al éxito de la campaña, que la empresa armadora reparte entre sus tripulantes cuando el buque descarga las capturas; se da una parte de lo que pesca. El 'Villa Nores' es uno de los buques de la armadora Pesquerías Nores, que llegó a Vigo el pasado 22 de junio procedente de Montevideo y tras haber faenado en aguas internacionales del Cono Sur. Según distintas fuentes consultadas por FARO, uno de los beneficiarios de un quiñón fue el patrón del malogrado 'Villa de Pitanxo', Juan Enrique Padín, que este lunes acudió a las instalaciones del frigorífico Frigalsa, en Teis. Desde el entorno de la empresa fundada por Manuel Nores eludieron hacer comentarios al respecto.

Compartir el artículo

stats