Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Partidos Políticos

La Cámara congela el trasvase de fondos de los diputados de Nueva Canarias al extinto partido

Carmelo Ramírez reconoce ahora que sí pudieron recibir una notificación de Interior sobre el expediente de disolución pese a que en un principio lo negaron

El presidente de NC y consejero de Hacienda, Román Rodríguez, habla en un aparte con el presidente canario, Ángel Víctor Torres, tras su viaje a Madrid el miércoles. EFE

El Parlamento regional solicitó este jueves al grupo de Nueva Canarias (NC) que se abstenga de seguir haciendo aportaciones al partido –extinguido por sentencia judicial desde julio del año pasado– hasta recabar el expediente administrativo y la sentencia del caso. El grupo parlamentario de NC, como los de las restantes fuerzas políticas, venía destinando parte de las ayudas públicas que recibe de la Cámara autonómica para el sostenimiento de su partido. El problema está en que el traspaso de parte de las subvenciones del grupo a la organización continuó cuando el partido ya había dejado de existir. Algo que no fue deliberado sino que se debió al desconocimiento que los diputados de NC tenían sobre la exclusión de la formación del Registro de Partidos Políticos por incumplir la ley de control de la actividad económico-financiera de los partidos políticos. 

A través de un acuerdo de la Mesa de la Cámara, el órgano de gobierno de la institución, el Parlamento insta al grupo de NC a que de forma cautelar se "abstenga de transferir fondos públicos a la presuntamente extinta formación política". 

La Mesa abordó, tras la presentación de dos escritos remitidos por la diputada no adscrita Sandra Rodríguez –quien precisamente abandonó la bancada de NC a comienzos del año pasado– y el Grupo Parlamentario Popular, la situación en la que queda la organización que lidera el vicepresidente y consejero de Hacienda del Gobierno regional, Román Rodríguez. Y tomó la decisión de requerir al Ministerio del Interior todo el expediente sobre la cancelación de la inscripción de NC en el Registro de Partidos Políticos. El objetivo es contar con toda la información del procedimiento –tanto de la parte administrativa como de la judicial– antes de adoptar cualquier acuerdo sobre las consecuencias jurídicas y económicas que pudieran producirse para el Grupo Parlamentario Nueva Canarias.

Aunque las subvenciones que ha recibido la bancada de NC no están en cuestión porque los grupos parlamentarios tienen su propia entidad jurídica, sí pueden estarlo aquellos fondos que han pasado desde el grupo al partido una vez este ya había sido extinguido. Una cantidad que ascendió a unos 35.000 euros en 2021 –vinculados al segundo semestre del año dado que el partido fue dado de baja el 12 de julio– a los que habría que sumar las aportaciones que se hayan producido a lo largo de este año y de las que aún no hay información reflejada en el portal de transparencia del Parlamento de Canarias. 

La vicepresidenta primera de la Mesa del Parlamento y diputada por NC, Esther González –que se abstuvo ayer del acuerdo adoptado por el órgano de gobierno de la Cámara regional–, aseguró que el grupo de los "canaristas progresistas" dejó de transferir al partido fondos de estas subvenciones desde que a finales de la semana pasada tuvieran conocimiento de que el partido había sido excluido del registro por decisión judicial. La parlamentaria añadió que esta baja no repercute en la actividad del grupo parlamentario ni es causa de disolución del mismo, ya que tiene personalidad jurídica propia distinta al partido, tal y como ha informado este diario. 

González confirma que el grupo dejó de realizar aportaciones cuando conoció su exclusión

decoration

Sin embargo, una de las posibles consecuencias económicas de la baja del partido puede ser la reclamación del reintegro de esa parte de la subvención que los diputados nacionalistas han enviado al partido desde que se materializó la extinción. Algo que ocurrió el 12 de julio de 2021 cuando el Ministerio del Interior ejecutó la sentencia número 80/2021, de 8 de junio de 2021, dictada por el Juzgado Central de lo Contencioso-Administrativo número 5, y que ya es firme. La sentencia recoge como motivo de la baja de NC en el Registro de Partidos que no ha adaptado sus estatutos a la legislación vigente, aunque la formación tampoco presentó las cuentas anuales de los últimos cuatro ejercicios dentro del plazo legal establecido, otro de los motivos que justificarían la cancelación de la inscripción. Una baja que despoja a NC de su personalidad jurídica y que, si nada cambia, impide que la formación pueda presentarse a las próximas citas electorales de 2023.

Aun así, a los nacionalistas todavía les quedan algunas opciones para poder presentarse con la marca de Nueva Canarias a los comicios locales, regionales y estatales del año que viene. Una de ellas es lograr que el juzgado que dictó la sentencia anule las actuaciones, apelando a la indefensión durante el proceso, ya que tal y como ha alegado la formación en los últimos días no fueron notificados durante el proceso que acabó desencadenando la extinción del partido. Y en el caso de que no prospere les quedaría recurrir al Tribunal Constitucional (TC). No obstante, el fallo que decretó la supresión del partido del registro deja claro que la formación sí fue notificada del procedimiento en su contra por incumplir la Ley Orgánica 3/2015, de 30 de marzo, de control de la actividad económico-financiera de los partidos políticos. Y que la Dirección General de Política Interior envió el 14 de enero de 2020 el apercibimiento que fue recibido por NC nueve días después. 

La organización prevé que tenga que aportar un añadido al nombre original para volver a registrarse

decoration

"Añadido al nombre"

El secretario de Organización de NC, Carmelo Ramírez, garantizó ayer que NC continuará en el panorama político. "Sea por una vía o por otra el partido concurrirá a las próximas elecciones". Eso sí, el secretario de Organización habla ya de la posibilidad de tener que refundar el partido, ya que aunque intentarán recuperar la misma marca, apuntó a la posibilidad de que sea necesario introducir algún añadido al nombre actual de la formación política para poderlo inscribir de nuevo en el registro nacional. De hecho, la ley de partidos especifica la denominación de las nuevas organizaciones "no podrá coincidir [...] con la de algún partido declarado ilegal, disuelto o suspendido por decisión judicial".

Nueva Canarias recalcó que estudiará si el procedimiento ha cumplido con todas las formalidades y en caso contrario si existe posibilidad de interponer alguna acción para recuperar el mismo nombre. Eso sí, Ramírez señaló que no quieren adelantar nada sobre las acciones legales que van a emprender hasta conocer qué ocurrió con las notificaciones remitidas, ya que ayer sí apuntó que pudieron llegar y que la persona que las recibió no lo comunicara por no considerarlo importante.

Compartir el artículo

stats