Suscríbete El Periódico Mediterráneo

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Baleares

Los diputados de Ibiza y Formentera cobran por dormir fuera de la isla el doble que un enfermo desplazado

El Govern abona dietas mucho más elevadas a los representantes en el Parlament que a los pacientes que deben trasladarse por motivos de salud

Campaña sobre la desigualdad de la atención oncológica difundida por la Asociación Española Contra el Cáncer. Vicent Marí

El Govern balear paga 60 euros por noche a un enfermo que tiene que pernoctar fuera de su casa. Ese mismo Govern que considera que esos 60 euros son suficientes para sufragar una estancia en un hotel o apartamento considera, sin embargo, que uno de sus diputados necesita mucho más que un enfermo para eso mismo. En la actualidad, un representante en el Parlament balear cobra 120 euros en concepto de pernocta, exactamente el doble que un enfermo de IbizaFormentera o Menorca que tenga que pasar noche fuera para recibir atención sanitaria. El doble, también, que el acompañante de un paciente de esas islas que permanezca ingresado.

Encontrar un alojamiento en Palma con esos 60 euros es prácticamente misión imposible. Apenas hay uno o dos establecimientos que no sean albergues juveniles con habitaciones y cuartos de baño compartidos, un ambiente que no suele desear alguien que tiene que desplazarse por cuestiones médicas. Con 120 euros, en cambio, las opciones son otra cosa. De hecho, las asociaciones de afectados de cáncer de las Pitiusas reclaman al Govern que aumente las dietas, que califican de "ridículas". Una petición impulsada por la presidenta de la asociación Ibiza y Formentera Contra el Cáncer, Helen Watson, que el resto de agrupaciones oncológicas de las Pitiusas se han apresurado a apoyar. ¿Por qué el Govern considera que un enfermo de cáncer debe cobrar la mitad que un diputado por tener que pasar una noche fuera de su casa? Misterio.

Las diferencias, sin embargo, no acaban ahí. Los usuarios de la sanidad pública que deben trasladarse a otra isla para una prueba, consulta o intervención quirúrgica reciben 20 euros al día en concepto de manutención cuando van y vuelven el mismo día. En el caso de que tengan que pernoctar esta cantidad asciende a 30 euros diarios. Si los pacientes o los acompañantes son de Formentera esta dieta es de 40 euros por persona y día, explica Salud. Un gasto que no tienen que justificar presentando facturas o recibos de sus desayunos, comidas o cenas, recalcan desde el Servei Balear de Salut. Que no se pida a los pacientes o a sus acompañantes que justifiquen ese gasto ya indica que desde este organismo son conscientes de que el coste real es muy superior.

De hecho, el mismo Govern balear que ha establecido esa dieta de manutención en 20 euros por persona y día ha marcado una dieta muy diferente para sus diputados: 60 euros. El triple. Una diferencia todavía más acusada que en el caso de las pernoctaciones. Además, a los diputados se les pagan los taxis, el kilometraje y los tickets de aparcamiento, si los presentan, como se puede ver en los listados de gastos disponibles en el apartado de transparencia de la página web del Parlament. Estos 70 euros se convierten en 90 para el diputado de Formentera, más del doble, también, de lo que se les abona a los pacientes y acompañantes de su misma isla.

Taxis y aparcamiento

El único aspecto en el que enfermos y acompañantes están equiparados en cuanto a lo que el Govern paga por sus traslados son los billetes de avión. Se les abonan a todos, independientemente de su precio. Y hasta ahí la similitud, que no alcanza a los desplazamientos por tierra. El Ib-Salut prevé 20 euros por paciente y por trayecto entre el aeropuerto (o puerto) y el centro sanitario en el que tenga la cita. Independientemente de que lo realice en transporte público o en taxi. Al igual que pasa con el dinero de la manutención no tienen que justificarlo. La mayoría de los pacientes emplean el taxi, algunos porque no se encuentran con fuerzas para el trote y los nervios de una red de autobús y metro que no conocen ni controlan y otros porque temen no llegar a tiempo a esa cita.

En los listados del Parlament se puede ver cómo se llegan a pagar hasta 150 euros en concepto de taxis a dos diputados de las Pitiusas y hasta 107 en aparcamiento a otra representante de Ibiza en el mes de septiembre (el último colgado). Algo, esto último, que tampoco se paga a los enfermos desplazados.

Compartir el artículo

stats