Dientes de dragón’, así ha bautizado la Dirección General de Tráfico (DGT) a su última señal horizontalúltima señal para las carreteras, que se está probando de forma experimental en una vía del municipio de Nava de Roa (Burgos), y que quizá pronto veremos dibujada en el resto del país. De hecho, no es el único test que está realizando la DGT en esta zona, ya que también ha pintado en su asfalto las ‘líneas de borde quebradas’. A continuación, os explicamos qué finalidad tiene cada una de ellas.

Ambas señales forman parte de una prueba piloto relacionada con la nueva normativa de marcas viales que la Dirección General de Carreteras está realizando a través del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana.

Dientes de dragón

Los llamados ‘dientes de dragón’ son unos triángulos situados en los márgenes del carril. Éstos hacen que la carretera parezca más estrecha, lo que hace que por precauciónlos usuarios disminuyan la velocidad. Esta señalización tiene una longitud de 30 metros y se sitúa antes de un tramo conflictivo por el que el conductor debe rodar a una velocidad menor y con mayor cautela.

Líneas de borde quebradas

En los kilómetros 293,652 y 294,356 de la N-122 también se han dibujado las ‘línea de borde quebradas’, una señalización en forma de zigzag que, al contrario que los dientes de dragón, se dibuja en los márgenes de toda la carretera y que pretenden alertar de la llegada de un paso de cebra, a la vez de concienciar al conductor de que se aproxima a una zona de velocidad limitada.

Como hemos dicho al inicio, se trata de una prueba piloto y, dependiendo de la respuesta de los conductores y de la efectividad que ofrezcan estas nuevas señalizaciones, los ‘dientes de dragón’ y las ‘líneas de borde quebradas’ podrían pasar a formar parte de la nueva normativa de marcas viales y extenderse a todo el país en la nueva reforma o, por el contrario, pasar al olvido y ser una curiosidad más dibujada en las carreteras de Nava de Roa. El tiempo lo dirá.