+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

ANULA EL NUEVO ARTÍCULO 26 DE LA ORDENANZA MUNICIPAL DE CONVIVENCIA CIUDADANA AÚN EN TRAMITACIÓN

La Justicia prohíbe otra vez beber en las tascas y Bataller buscará salidas

El Ayuntamiento critica el cambio de postura y afirma que la junta de gobierno finiquitará el día 15 la ‘ley seca’. El TSJCV corrige el auto que ya emitió el pasado abril al entender que la primera sentencia está mal ejecutada

 

DAVID P. SOLVES
08/06/2012

La sección segunda de la sala de lo contencioso-administrativo del Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat (TSJCV) ha anulado el nuevo artículo 26 de la ordenanza de convivencia ciudadana cuya tramitación iba a culminar el próximo día 15 el Ayuntamiento de Castellón para que de nuevo se pudiera beber alcohol en la calle en la zona de las tascas.

La resolución firmada el pasado martes da por segunda vez la razón a la Asociación Castelló Sense Soroll al considerar, en esta ocasión, que el consistorio no está cumpliendo “en sus propios y precisos términos” la sentencia que anuló a finales del 2011 el anterior artículo 26 de la normativa municipal, que permitía beber alcohol de forma excepcional en las calles Barracas e Isaac Peral por la singularidad de las tascas, con tres décadas de historia.

Lo increíble del asunto es que la propia sala del TSJCV resolvió el pasado 18 de abril en otro auto que el consistorio sí estaba ejecutando de forma impecable el fallo judicial de diciembre. Avalaba, por tanto, el camino seguido para modificar el citado artículo 26. Los vecinos contrarios a las tascas interpusieron en abril un recurso de súplica a ese auto y los tres magistrados de la sección segunda rectifican ahora su propia resolución, algo nada habitual. Con el problema añadido de que contra este nuevo auto no cabe recurso al ser firme.

Los magistrados sostienen ahora que la sentencia de diciembre no está siendo bien ejecutada porque el decreto legislativo 1/2003 de la Generalitat --de mayor rango que la ordenanza municipal-- prohíbe, sin excepción, el consumo de alcohol en la vía pública y el nuevo artículo 26 sí permite, en última instancia, beber en la calle más allá de las 22.00 horas. “Las sentencias no se cumplen con la simple y formularia eliminación de los actos anulados sino que, dentro de ciertas coordenadas, impiden también la reproducción de actos y disposiciones iguales a los anulados”, advierten los tres magistrados.

Mientras desde la plataforma vecinal reclamaron al Ayuntamiento que “esta vez no solo acate el fallo sino que también lo cumpla y lo haga cumplir”, el concejal de Sostenibilidad, Gonzalo Romero, aseguró que van a agotar cualquier resquicio legal para recurrir el fallo. El edil recordó que la propia sala avaló en abril el camino seguido para rectificar el artículo 26 e insistió en que la junta de gobierno el día 15 pondrá fin a la ley seca. Romero se reunió con los empresarios de las tascas y con el gabinete jurídico para analizar los pasos a dar. H