+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

LA DIRECCIÓN ABRE LAS PUERTAS DEL CENTRO

Las monjas denunciarán a Oltra por «vulnerar su honor e imagen»

 

RAFAEL MARTÍN
26/05/2017

Las Hermanas Terciarias Capuchinas, responsables del centro de acogida de Segorbe, denunciarán a la vicepresidenta del Consell, Mónica Oltra, al entender que ha podido vulnerar los derechos al honor, la intimidad y la propia imagen de esta residencia con sus declaraciones públicas en Les Corts. Además, según apuntaron ayer en una jornada de puertas abiertas, llevarán a cabo otras tres acciones judiciales, como trasladar a la Fiscalía la intervención de Oltra «por si con tales manifestaciones se hubiesen vulnerado los derechos de los menores aludidos o de los trabajadores del centro igualmente mencionados». También se va a acudir a la vía contencioso administrativa, recurriendo las resoluciones sobre la reubicación de los menores en otros centros.

Al respecto de los supuestos abusos de un trabajador a una menor del centro, la directora, Concha García, explicó que el 29 de enero del 2016, se tuvo indicios de la existencia de conversaciones y mensajes por WhatsApp en periodo de vacaciones entre ambos y, por lo tanto, la responsabilidad de la menor la tenían los padres. «Aunque no se pudiera desprender la existencia de hechos con relevancia penal, ni mucho menos abusos o comportamientos intimidatorios, decidió la dirección del centro despedir al trabajador por conductas inapropiadas», señaló. Hoy hay una concentración silenciosa reclamando la vuelta de los niños.

Por su parte, Oltra insistió en que, en este centro, «el peligro estaba dentro» y estimó que sus responsables «están en su derecho de denunciar si creen que se les ha vulnerado algún derecho». «Yo no opiné, di datos contrastados con informes y documentos. Si que se sepan estos hechos puede molestar a la dirección del centro lo entiendo, pero los hechos no atacan nunca a la honorabilidad. Nunca es triste la verdad, lo que no tiene es remedio, como dice Serrat», concluyó.