+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

CHJ

La plaga del mejillón cebra se extiende por la provincia

La CHJ instala paneles advirtiendo de su presencia

 

La plaga del mejillón cebra se extiende por la provincia -

11/02/2019

La Confederación Hidrográfica del Júcar (CHJ) ha alertado a los usuarios de embarcaciones de la presencia de la especie exótica invasora mejillón cebra (Dreissena polymorpha) en los embalses de la demarcación, y para ello, ha instalado 61 carteles informativos en veintisiete ubicaciones.

Según ha informado la CHJ, la finalidad de la cartelería es contribuir a la divulgación del problema medioambiental y socioeconómico que es la invasión del mejillón cebra, y se ha instalado este tipo de advertencia tanto en los embalses afectados como en aquellos en los que todavía no se ha detectado.

Esta campaña divulgativa va dirigida especialmente a los usuarios de embarcaciones de carácter recreativo de los embalses, que incluye a los pescadores que ejercen su actividad mediante una embarcación.

Todos ellos -han explicado- deben cumplir con la vigente normativa de navegación, que la CHJ ha modificado para tratar de paliar el problema de la invasión de esta especie, siempre en coordinación con las comunidades autónomas, encargadas de gestionar la pesca en aguas continentales.

La divulgación forma parte de una de las acciones definidas en el Plan de choque contra el mejillón cebra que la CHJ presentó en 2017, cuyos trabajos, actualmente, suponen una inversión de 115.000 euros.

Este bivalvo está presente, generalmente en forma larvaria, en los embalses de Arenós y Sitchar de la cuenca del río Mijares; Loriguilla en el Turia; Alarcón, Cortes, Naranjero, Forata, Molinar, Tous y Escalona, en las cuencas del Magro-Júcar; embalse de Tibi en el Vinalopó, y embalse de Amadorio en el rio Amadorio.

El seguimiento de las larvas de mejillón cebra es un método de detección precoz, muy utilizado para evaluar la evolución de las poblaciones de este bivalvo, que es considerado una de las diez especies exóticas más peligrosas y dañinas del mundo, especialmente por los efectos socioeconómicos y ecológicos asociados.