+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

defienden la labor de la orden de las Hermanas Terciarias Capuchinas

Segorbe logra 6.000 firmas para la ‘reapertura’ del centro de menores

Los 18 residentes fueron reubicados al detectar la Conselleria «maltrato» y «abusos». La Asociación Fray Luis Amigo y vecinos presentarán al Consell las rúbricas recogidas

 

Imagen de la última manifestación a favor de la vuelta de los menores al centro de la Resurrección de Segorbe. - MARTÍN

R. MARTÍN // N. B. BIGNÉ
22/06/2017

Segorbe ha logrado recoger más de 6.000 firmas para solicitar el retorno de los niños al centro de menores de la localidad, después de que los 18 chavales fueron trasladados a otras residencias de la Comunitat por decisión de la Conselleria de Igualdad y Políticas Inclusivas tras detectar «indicios de maltrato» y un presunto caso de abusos sexuales, según reveló la propia Mónica Oltra.

La campaña de apoyos la ha llevado a cabo un grupo de vecinos de Segorbe, de forma espontánea, y colectivos como la Asociación Fray Luis Amigo. La recogida de firmas se realiza mayoritariamente de forma telemática, a través del portal web www.change.org. Sin embargo, diversos comercios de Segorbe y otros municipios del Alto Palancia cuentan con hojas de rúbricas, disponibles también en sus locales.

Una vez se cierre la convocatoria, que continúa vigente, las firmas se presentarán ante el Consell para reivindicar la reapertura del centro de menores, según confirman sus impulsores, que inciden en que «la realidad es muy distinta a lo declarado por el Consell y los propios niños mostraron su rechazo al traslado».

Otros dos centros, Plana Alta, en Castellón, y Plana Baixa, en Nules, los gestiona la misma orden que la residencia del Alto Palancia ahora clausurada, las Hermanas Terciarias Capuchinas, que han negado irregularidades.

Fuentes del PP recuerdan que el Juzgado de Instrucción 1 de Segorbe investiga también la supuesta agresión e insultos racistas a un niño afectado por el cierre del centro por parte de una cuidadora del servicio de autobús. La acompañante está investigada por un delito de maltrato y otro de discriminación racial, odio y xenofobia, y pudo referirse a él como «gitano de mierda».