+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

balance de la labor inspectora en la provincia

Trabajo destapa cada día en Castellón 4 empleos temporales que son fraudulentos

La Inspección aflora este año en la provincia 1.825 trabajos en negro y fuerza la conversión en indefinidos de otros 1.435

 

Operarios trabajan en una obra. La labor inspectora se ha incrementado. -

ELENA AGUILAR
26/12/2018

Pocos datos como la contratación muestran la principal debilidad de las cifras de paro y Seguridad Social en Castellón: precariedad e inestabilidad. Durante los 11 primeros meses de este año se firmaron en la provincia 221.100 contratos. De nuevo, se batió el récord marcado en el ejercicio precedente. La mala noticia fue que el 90% era temporal. Eso implica que se suscribieron más de 198.000 contratos temporales, también el mayor número de la historia. Y aunque muchos expertos consideran el trabajo temporal como un paso previo al fijo, dado que el asalariado consigue un primer puesto eventual y más adelante, conforme coge experiencia en la empresa, se convierte en indefinido, ese patrón no siempre funciona. Y no siempre lo hace porque hay empresas que abusan de un tipo de contratación, que en la práctica otorga al trabajador una indemnización mucho menor en el caso de que se produzca el despido.

Los abusos existen y el Ministerio de Trabajo quiere atar en corto a las empresas que hacen un uso fraudulento de las contrataciones temporales. Y en Castellón no son ni una, ni dos, ni tres... De enero a noviembre de este año, la labor inspectora consiguió aflorar 1.825 empleos en negro y forzó la conversión en indefinidos de 1.435 ocupados contratados temporalmente a pesar de que su tarea se mantenía en el tiempo. O dicho de una manera más clara: cada mes Empleo descubre 130 falsos contratos temporales en la provincia, cuatro al día, según muestran los últimos datos facilitados por la delegación provincial de la Inspección de Trabajo. La cifra supone el doble que todos los del año pasado.

Desde la activación del plan de lucha contra el fraude, en abril del 2012, la revisión del personal eventual ha concentrado mucha de la atención en los resultados y los efectos de movilizar a los inspectores son más que evidentes. En el 2011, la Inspección ordenó la conversión en fijos de 234 empleados temporales en Castellón. Un año después, cuando empezaron a endurecerse los controles, el número aumentó un 35%, hasta los 316, una cifra que se disparó hasta alcanzar los 739 durante el ejercicio pasado. En todo este tiempo que va de plan antifraude de la Inspección de Trabajo la conversión de temporales en indefinidos se ha disparado y el acumulado de conversiones desde el 2012 ya roza las 5.000.

CASI 16.000 ACTUACIONES // Los sindicatos valoran el incremento de la labor inspectora, pero insisten en que la precariedad sigue siendo la tónica dominante en el mercado laboral valenciano. «La leve mejoría del paro trae precariedad y un reparto indecente del trabajo. El incremento del empleo va ligado a la contratación temporal», apunta Ana María García, secretaria de Empleo y Formación de CCOOPV.

La delegación de la Inspección de Trabajo en Castellón realizó hasta noviembre 7.095 actuaciones. La mayoría se orientaron al ámbito de la economía irregular y extranjería. Otras fueron para rastrear ilegalidades contra la Seguridad Social. El grueso de la las acciones se concentraron en el sector de la hostelería, seguidas por el comercio, la construcción y los servicios profesionales. También realizaron visitas vinculadas a la prevención de riesgos laborales en las empresas.

De las algo más de 7.000 órdenes de servicio finalizadas, los inspectores levantaron 1.127 actas de infracción (en un acta se puede incluir una o más infracciones). Las sanciones propuestas superaron los 4,9 millones se euros. En materia de Seguridad Social, las infracciones ascendieron a 826 y los inspectores descubrieron a 1.825 trabajadores que no estaban dados de alta. Dentro de la batalla contra la economía irregular destacan también los 36 extranjeros que estaban ocupados en la provincia sin ningún tipo de permiso. A ellos se suman 135 empleados a tiempo parcial, pero que estaban trabajando en jornadas un 50% más largas.