+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 

Comarcas

 

patrimonio cultural

El dinosaurio de Morella ya vuelve a lucir su cola

Dos artistas locales restauran el miembro amputado en el 2019

 

Hugo Adell y Cristóbal Milián fueron los encargados de la restauración. - ORTÍ

J. ORTÍ
15/02/2020

El dinosaurio Allosauro instalado en el paseo de la Alameda de Morella luce de nuevo su cola tras ser restaurado. La maqueta fue víctima de actos vandálicos que produjeron la amputación de la parte trasera de esta extremidad en noviembre del año pasado y, desde entonces, había permanecido expuesto sin esta parte.

Hugo Adell y Cristóbal Milián, dos artistas de la localidad que se encargaron de la reparación, volvieron ayer a montar la parte afectada. Para completar el proceso, ambos trabajaron con los mismos materiales con que está creado el resto de la figura.

Además, reforzaron su estructura interior y finalmente la pintaron con los mismos colores con el fin de que la pieza se integre en el conjunto. El Ayuntamiento confió el trabajo a estos dos vecinos de la localidad al presentar garantías de éxito, tras haber realizado en otras ocasiones trabajos similares con unos resultados favorables.

El consistorio interpuso una demanda cuando se produjo el ataque. Desde entonces, la Policía Local y la Guardia Civil han llevado a cabo una investigación, que sigue aún en marcha, en la que citaron a declarar a varios jóvenes por su presunta implicación en los hechos.

La instalación forma parte del proyecto de Turismo de la Comunitat Valenciana Camins de Dinosaures. En total, instalaron seis réplicas repartidas por diversas localidades, que cuentan con yacimientos y patrimonio paleontológico, entre ellas Bejís y Cinctorres. Para poner en marcha las actuaciones, el Consell firmó un contrato con una empresa especializada por un importe que se elevó a 183.506,13 euros. En el caso de Morella, la obra está inspirada en las huellas que encontraron en la zona del monte de Vallivana en el año 1987.