+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

las tareas son previas al plan de alcantarillado

Hallan restos óseos humanos en el entorno de Sant Blai en Burriana

En las reformas de este enclave también descubren piezas cerámicas de antaño. Aparecen huesos en la cimentación del antiguo hospital, que data del año 1800

 

Los técnicos, durante los trabajos previos al plan de adecuación. - MARTÍ

JAVIER MARTÍ
12/07/2019

Los trabajos previos a las obras de acondicionamiento del entorno de Sant Blai en Burriana han sacado a la luz la cimentación de un hospital del año 1800. Las excavaciones más profundas han destapado restos óseos humanos que han sido recuperados. El centro sanitario es el que se construyó con anterioridad al conocido como viejo hospital de Sant Blai.

Asimismo, también hallaron cerámica de esa época. Se trata de unas piezas que, una vez extraídas, serán analizadas en el laboratorio del Museu Arqueològic. Este descubrimiento han sido posible como consecuencia de las tareas preparatorias para conectar los aliviaderos de la futura plaza con la red de alcantarillado de la calle Sant Blai.

Lo primero que salió a la luz fueron elementos de la antigua cimentación. Al indagar un poco más, para llevar las canalizaciones bajo los restos del centro hospitalario, fue cuando aparecieron los vestigios humanos.

Las labores ya han finalizado y ahora el consistorio burrianense espera que en aproximadamente un par de semanas puedan firmar el acta de replanteo, paso preceptivo al inicio de las obras.

Será a partir de ese momento cuando comenzará a contar el plazo de cuatro meses para ejecutarlas. Los técnicos municipales han mantenido una reunión con el despacho de arquitectos y la empresa adjudicataria con el objetivo de programar el arranque de las mismas y coordinar el calendario de intervenciones.

CATAS ARQUEOLÓGICAS // Los trabajos comenzarán por los lugares donde hay que instalar los sumideros de la plaza, la iluminación y la pérgola. Estas acciones más superficiales servirán también como catas arqueológicas.

El siguiente punto de atención será el de la escalinata que permitirá enlazar el espacio público resultante con la calle, ahora sin salida, que transcurre paralela a la avenida trasera al templo. El propio ermitorio de Sant Blai y la reparación y protección de sus paredes será otro de los espacios en los que centrarán las reformas en las fases iniciales. Este es uno de los proyectos más importantes a desarrollar con los Feder.