+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 

Comarcas

 

ORPESA

Jiménez afronta el segundo año de mandato con el reto de la residencia

Realza más de 60 acciones impulsadas y el esfuerzo hecho ante temporales y covid-19. La alcaldesa hace balance del primer ejercicio de gestión al frente del consistorio

 

La alcaldesa, María Jiménez, junto a la concejala Micaela Bermúdez, con vecinas mayores de la localidad. - BELLIDO

EVA BELLIDO
14/06/2020

La residencia para la tercera edad es uno de los retos que se fija la alcaldesa de Orpesa, María Jiménez, para su segundo año de mandato en el Ayuntamiento. Según anuncia, los próximos meses van a estar marcados por el inicio de los trámites para poder alzar este edificio tan reivindicado por los mayores del municipio.

También destaca la próxima apertura de la nueva biblioteca, cuyas obras están en la recta final y que contará, además, con la primera oficina de turismo del casco urbano. A lo que se suma la búsqueda de un local para el Casal Jove y la implantación de reina y damas infantiles por primera vez en las fiestas patronales.

Aprovecha para hacer balance cuando mañana se cumple justo un año desde que la joven socialista cogió la vara de mando, tras ganar las elecciones y formar gobierno con Ciudadanos. Pactó con Araceli de Moya (Cs) cederle la alcaldía los dos últimos años.

«Este primer ejercicio ha supuesto la puesta en marcha de un renovado modelo de gestión, más cercano a los ciudadanos, sin exclusión alguna, y con la hoja de ruta puesta en hacer de Orpesa un lugar con más y mejores oportunidades», indica. También ha estado protagonizado por los temporales y, sin duda, por la crisis del covid-19, que ha supuesto «un esfuerzo extraordinario».

ejes de gobierno // Jiménez realza el trabajo del bipartito y de cada uno de los ediles. Subraya como ejes la transparencia y eficiencia en la gestión, las mejoras en los servicios municipales y en los barrios, y el restablecimiento del diálogo con los vecinos.

Al respecto, pone en valor el aumento de la inversión en política social, el incremento exponencial de la programación cultural, al acento en materia de mujer e igualdad, educación y atención ciudadana, como indicadores de la nueva forma de gobernar.

«Este consistorio tenía una obligación moral de rescatar servicios, fomentar la participación y la transparencia, así como activar iniciativas propias, como el plan de empleo, que dará trabajo a 28 personas durante seis meses», señala la primera edila.

En cuanto a logros, cita el primer convenio con la Unión Musical d’Orpesa, la apertura de las aulas de la Escuela Infantil, la creación de la comisión de absentismo escolar, la gestión de actividades extraescolares, talleres para los jóvenes, acuerdo con Cruz Roja, clases de preparación al parto, la rehabilitación del faro, la playa sin humos y canina, ampliación de horarios de las oficinas de turismo y paradas del tren turístico o la adecuación del recinto de bous al carrer, entre más de 60 iniciativas realizadas.