+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

burriana

Propietarios de la Serratella ya pueden hacer obras tras 14 años

La finalización de la urbanización de las A30-31 está en las cuentas municipales

 

La caseta del transformador está instalada, pero no hay nada dentro. - MARTÍ

JAVIER MARTÍ
19/01/2018

Los vecinos propietarios de parcelas y viviendas afectadas por las unidades de ejecución A30-31, en la Serratella, ya pueden solicitar licencias de obras para construir o rehabilitar sus residencias. Esto es posible 14 años después de que entrara en el registro del Ayuntamiento de Burriana el proyecto para desarrollar urbanísticamente estas Unidades de Ejecución.

El motivo es que, a pesar de que resta un 0,22% para finalizar la obras de urbanización, el Ayuntamiento ya ha contemplado en el presupuesto municipal una partida para acometer los trabajos y, por ese motivo, a pesar de que no hayan comenzado estas labores, se puede dar este paso adelante. Y es que las cuentas del 2018 están en vigor y, por lo tanto, la partida presupuestaria para llevar a cabo unas tareas que son básicamente eléctricas y que afectan a la construcción de un tramo de canalizaciones y la instalación de un centro transformador a baja tensión.

El proceso se ha dilatado varios años porque la empresa adjudicataria para llevar a cabo la intervención entró en concurso de acreedores y todo quedó paralizado. Además, posteriormente, hubo oposición no solo a la rescisión de la condición de agente urbanizador, sino también a la incautación del aval bancario.

más ESCOLLOS / El último problema que hubo que solventar fue el de la autorización de Costas para llevar a cabo parte de estas canalizaciones que se encontraban dentro de una zona de servidumbre del dominio público marítimo-terrestre, un visto bueno que llegó el pasado mes de octubre.

Calculan que el montante económico de los trabajos que restan por ejecutar se situará en unos 275.000 euros. Y es que la caseta en la que irá el centro transformador sí que está instalada desde hace tiempo, pero se encuentra vacía. En el verano del 2011, los vecinos pagaron la última cuota de urbanización que se les ha girado hasta la fecha, pero también entonces fue cuando la mercantil paralizó unas obras que no han arrancado otra vez a lo largo de en los últimos seis años.