+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 

Comarcas

 

Iniciativa urbanística

La Vall aborda la reforma de la calle Xacó con 623.000 € de inversión

El proyecto incluye la sustitución de la red de abastecimiento del agua potable del área

 

Un momento de la visita a las obras de las autoridades municipales, encabezadas por la alcaldesa, Tania Baños. - Mediterráneo

M. Mira
17/10/2020

Una vez finalizadas las obras de peatonalización de la plaça del Centre de la Vall d’Uixó, que incluyeron la sustitución de las canalizaciones del entorno, la empresa Facsa ha abordado el proyecto de reforma de la calle Xacó, un vial adyacente donde van a destinarse 623.351,13 euros para la renovación y mejora de la red de agua potable, de manera que se completará un proyecto que afectó, además de a la plaza, a otro tramo del mismo vial, entre García Esbrí y la avenida Cor de Jesús.

Con 12 meses de plazo de ejecución, tal y como informaron ayer desde la empresa, la intervención incluye la sustitución de las tuberías del agua potable y las del saneamiento. En concreto, se verán afectados «1.840 metros de tubería de suministro» y «1.281 metros de canalizaciones de alcantarillado y pluviales». Además, se instalará una nueva regulación e integración en el telemando de los sectores Sagunto y San Cristóbal. Facsa también repavimentará y asfaltará esta zona urbana.

Con el inicio de los trabajos, una representación del equipo de gobierno, encabezado por la alcaldesa, Tania Baños, visitaron la zona que se va a ver afectada. Aprovechó para recordar que el proyecto supone una continuación de la transformación del centro para convertirlo en un espacio que prioriza a las personas, frente al modelo urbanístico anterior, que se caracterizaba por la hegemonía de los vehículos. La inversión en la plaza superó los 300.000 euros.

El director del área de abastecimiento de Facsa, Pascual Maximino, explicó que el proyecto «mejorará la continuidad del suministro del agua potable», al tiempo que garantizará «la disminución de las pérdidas» hídricas «por la eliminación de fugas en la red». Y de forma complementaria, se evitará el estancamiento del agua de lluvia, con un renovado sistema de drenaje y evacuación.

El diseño superficial de la calle, una vez finalizada la parte subterránea de la intervención, «contribuirá al plan de movilidad urbana del municipio». La calle no será peatonal, pero se ampliarán los espacios para los viandantes.