+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 

Deportes

 

VIDEOLLAMADA

Conversaciones entre dos deportistas ‘top’

Santi Cazorla y Roberto Bautista intercambian sensaciones durante el periodo de confinamiento

 

Cazorla y Bautista durante un momento de su videollamada. - VILLARREAL CF

Y. P. D.
02/05/2020

Los dos son referentes en sus respectivos deportes. Ídolos de muchos aficionados al fútbol y al tenis. Santi Cazorla y Roberto Bauista han mantenido una distendida charla on line con el Villarreal CF como denominador común. Una conversación, en colaboración con LaLiga y la ATP, que ha llevado a los dos deportistas a hablar de algunos de los momentos más importantes de sus respectivas carreras y también de la actual situación de confinamiento que están viviendo.

El tenista de Benlloc explicó cómo afronta su próxima paternidad y lo que supuso la muerte de su padre en noviembre durante la disputa de la Copa Davis, mientras que el centrocampista asturiano habló de cómo se ha recuperado de sus graves lesiones.

Además, Cazorla reconoció que es un apasionado del tenis y dijo: «Me gustaría jugarlo, pero soy muy torpe, sobre todo con el saque, en el que soy una madre». A lo que Bautista, que jugó al fútbol en las categorías inferiores del Villarreal, admitió que de niño no soñaba con jugar al tenis sino con marcar goles. «De pequeño me fichó el Villarreal y fui al primer torneo de Brunete. Luego jugué en el alevín A y también a fútbol once. Jugaba al fútbol por la mañana y por la tarde al tenis, hasta que tomé una decisión a los 14 años», concretó el tenista, quien está ligado al club de la Plana Baixa a través del programa de patrocinio Endavant Esports.

Cazorla, asturiano de 35 años, y Bautista, castellonense de 32, suelen coincidir en la ciudad deportiva del Villarreal, a donde el tenista acude para recibir tratamiento, lo que ha fomentado su amistad. Tal es su buena sintonía que incluso se retaron en un divertido juego de preguntas y reliazaron un reto a ver quién de los dos hacía más toques con la cabeza con una pelota de tenis.