+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

guía práctica de la norma

1Afecta a casi todos los trabajadores 2Diferencias entre ETT y subcontratas 3 No cuenta el tiempo de disponibilidad 4La fórmula debe ser negociada 5Los registros deben guardarse 4 años

 

14/05/2019

El empresario debe conservar los registros de la jornada de sus empleados durante cuatro años para, en caso de personarse la Inspección de Trabajo, poder enseñárselos. Dichos registros únicamente podrán ser consultados por personal autorizado de la dirección y el propio trabajador, quedando excluidos los sindicatos. Los archivos deberán guardarse físicamente en el centro de trabajo o deberán poder ser accesibles desde el mismo, para así facilitar la tarea de la Inspección y evitar manipulaciones.

Si bien la guía del Gobierno no detalla cual ha de ser la fórmula utilizada por las empresas para el registro, sí que aclara que esta debe ser negociada con los representantes de los trabajadores. Trabajo insta a los empresarios a sentarse con los sindicatos para pactar el método que mejor se adapte a cada empresa o sector. Únicamente en aquellos casos en los que las centrales renuncien expresamente a ello o no exista representación legal de los trabajadores, el empresario podrá imponer unilateralmente su fórmula.

Algunas profesiones, como por ejemplo la de piloto, incorporan entre sus quehaceres un tiempo de disponibilidad pactado que el Ministerio considera que no equivale a tiempo de trabajo efectivo. Es decir, tienen que estar disponibles y localizables durante determinados momentos, aunque no necesariamente acaben siendo llamados a realizar un servicio. «Este registro no incluirá intervalos de puesta a disposición de la empresa, sin perjuicio de su compensación mediante dietas o suplidos», reza el documento elaborado por Trabajo.

Los empleados contratados por una empresa de trabajo temporal (ETT) no están exentos de registrar su horario, aunque no es obligación de su empleador directo el controlarlo. Teniendo en cuenta de que estos están temporalmente a las órdenes de otra compañía, para poder registrar de manera eficiente sus horas deberá ser dicha empresa la que almacene los datos de su jornada. Por el contrario, en caso de externalizar completamente un servicio, será la empresa que asume la externalización la que controle los horarios.

La guía práctica del Ministerio insiste en que casi todos los empleados deberán cumplir con el registro de jornada, incluyendo los que trabajen desde casa o tengan rutinas itinerantes, como los comerciales o los directivos intermedios. Quedan excluidos algunos casos, como el personal de alta dirección, profesionales que tengan pactado un régimen de libre disponibilidad del trabajo, los trabajadores autónomos (la medida impacta sobre los trabajadores contratados por estos) o los socios de una cooperativa.

El Periódico del Azulejo

EL PERIODICO AZULEJO

Producción, comercialización, diseño, distribución, colocación… todo en EL PERIODICO AZULEJO, la publicación técnica referencia en el sector cerámico, ahora onLine.