+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

SALINAS MARINAS

Cénit salinero en el Delta

La producción de sal en el delta del Ebro sube un 20% por las buenas condiciones meteorológicas

 

Primer dia de la campaña de recoleccion de sal en las Salinas de la Trinitat del delta del Ebro. - JOAN REVILLAS

SILVIA BERBÍS
28/08/2017

El ciclo anual de producción de sal ha llegado a su cénit en el delta del Ebro, donde transpiran las únicas salinas marinas de Cataluña. El ritmo pausado y onírico que se respira en este enclave natural, condicionado 970 hectáreas de explotación salinera, se ha trastocado desde este lunes y seguirá frenético hasta mediados de septiembre, cuando medio centenar de operarios extraerán de los cristalizadores entre 100.000 y 110.000 toneladas de sal, según las previsiones de la empresa Infosa. Las condiciones meteorológicas óptimas han propiciado que esta sea una buena cosecha, notablemente por encima de la media anual, cifrada en 80.000 toneladas. En torno a un 20% del total de sal extraída se destinará al tratamiento de agua de piscinas, la aplicación con mayor crecimiento de la demanda en los últimos años.

“Se trata del mercado que más está creciendo, por ejemplo solo a Francia enviamos 20.000 toneladas para este uso”, explica el gerente de Infosa, Joan Sucarrats. Asegura que la cloración salina está desplazando al uso tradicional de cloro como desinfectante porque cada vez se valoran más las ventajas: “En primer lugar es un tratamiento hasta una tercera parte más barato y además resulta más agradable para el usuario por motivos de irritación de la piel o los ojos, ya que en este caso no es tan agresivo”, asegura.

Hasta un 80% de la producción de las salinas de la Trinitat se destina a uso industrial. Además del cada vez más habitual tratamiento del agua de baño con este producto, también existe una fuerte demanda como agente de deshielo en carreteras. “Es el agente más económico que existe, es fácil de almacenar y manipular y su aplicación es sencilla y su impacto medio ambiental es mínimo cuando se utiliza y almacena adecuadamente”, asegura la empresa. La aplicación en la alimentación ganadera y sus usos en agricultura y en la industria en general se añaden también a su uso para la alimentación humana, al que va dirigida entre un 10% y un 15% de la sal del delta.

De momento, los operarios transportan y depositan la sal formando una gran montaña que crecerá durante 15 días. Posteriormente, según su uso, pasará por diferentes procesos de purificación, centrifugado, moltura, secado, cribado y envasado para su comercialización.

LA SAL MÁS ESPECIAL

De entre todos los tipos y variedades que comercializa Infosa, el producto más especial que sale de la Punta de la Banya es la flor de sal. La recolección de esta sal ‘gourmet’ que se recoge de forma artesanal a primera hora del día, antes de que apriete el calor, empezó en abril y está a punto de concluir, en lo que habrá sido también una campaña excelente, con entre 28 y 30 toneladas de producción.

“Este año tenemos en las salinas una buena producción porque se han dado las condiciones oportunas de falta de lluvia, una fuerte insolación y un viento adecuado”, explica Sucarrats.