+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

COVID-19

UPTA cifa en hasta el 25% las pérdidas de un autónomo por la crisis del coronavirus

La asociación de trabajadores por cuenta ajena denuncian preocupación por las dificultades finacieras y de liquidez

 

Un trabajador autónomo durante su jornada laboral como lampista. - RICARD CUGAT (EL PERIÓDICO)

EL PERIÓDICO
12/03/2020

Los autónomos pueden llegar a perder hasta el 25% de sus ingresos netos anuales debido a la crisis del coronavirus. Así lo ha denunciado la asociación de trabajadores por cuenta ajena, UPTA, en un comunicado este jueves. La entidad cifra la pérdida media de ventas de un autónomo en el 8%, aunque señala que sectores especialmente afectados por la ya pandemia, como el turismo o la restauración, pueden ver agravadas sus pérdidas al tener que asumir costes adicionales.

"Los autónomos que tienen establecimientos abiertos al público con personal contratado, durante su baja, no sólo perderán las ventas y los rendimientos económicos, también deberán seguir soportando el mantenimiento de los gastos estructurales, ya que de lo contrario se podría poner en peligro la continuidad de su negocio", afirma la organización en su comunicado.

Para paliar los efectos perniciosos en la economía de los autónomos provocado por el covid-19, UPTA reclama al Gobierno que incluya en su paquete de medidas urgentes bonificaciones especiales para los afiliados al RETA. Entre estas destacan la bonificación al 100% de la cuota a la Seguridad Social de los autónomos que deban guardar confinamiento o contraigan el coronavirus. También la extensión de la prestación por cese de actividad (el paro de los autónomos) en aquellos casos en los que la facturación del pequeño empresario afectado disminuya el 25% o más, y pueda acreditar que es debido a la crisis del coronavirus.

UPTA también reclama medidas de facilitación fiscal para la actividad de los autónomos, como el aplazamiento de la liquidación de impuestos directos e indirectos, como el IRPF o el IVA. También pide líneas de financiación directa vía instituciones financieras públicas, como el ICO.