+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

EL GESTO MÁS EMOTIVO

La foto icónica del espíritu ciudadano tras los atentados de Barcelona y Cambrils

La imagen de Jordi Cotrina del abrazo del padre de un niño muerto en la Rambla al imán de Rubí se convierte en el símbolo de la convivencia

 

La fotografía de Jordi Cotrina en la que Javier Martinez, padre de Xavi, la víctima de tres años del atentado de la Rambla, abraza a Dris Salym, el imán suplente de Rubí. - JORDI COTRINA

EL PERIÓDICO
28/08/2017

La emotiva fotografía captada el 24 de agosto por Jordi Cotrina, reportero gráfico de EL PERIÓDICO, en la que Javier Martínez, el padre de Xavi, el niño de tres años que murió en el atentado de La Rambla, se abraza a Driss Salym, imán sustituto de la comunidad de musulmanes de Rubí, se ha convertido en la imagen icónica de la lucha por la paz y por la convivencia tras los ataques terroristas que se han cobrado 16 víctimas. La foto se ha viralizado en las redes sociales e, incluso, en los carteles que los barceloneses y turistas han depositado estos últimos días en los altares de la avenida herida y que portaron en la manifestación del sábado.

"Nadie se esperaba esa reacción. Tras el abrazo, cuando se separon, el imán rompió a llorar. Entonces el padre del niño volvió a acercarse a él y lo rodeó con sus brazos", relata Cotrina, quien insiste en que hay otras fotos similares de compañeros de prensa que también transmiten la conmoción vivida. Cotrina, con gran experiencia detrás del objetivo, reconoce que se emocionó ante una escena tan excepcional. "Ese abrazo es la esencia de la generosidad. La potencia de esta imagen no está en mi fotografía sino en el gesto del padre y en sus expresiones", considera el autor.

Este retrato de la compasión fue la imagen portada de EL PERIÓDICO del pasado viernes, que publicó la entrevista que el periodista Manuel Arenas hizo a Javier Martínez antes de ese abrazo ante la puerta del ayuntamiento de Rubí en un acto al que acudieron más de 700 vecinos. "'Necesito abrazar a un musulmán. Que esa gente no tenga miedo. Necesito hacerlo', declaró el hombre como prueba de su voluntad para superar el drama", escribió Arenas.