+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

cese en el boe

Interior releva por sorpresa al jefe antiterrorista de la Policía

Enrique Barón ocupaba el puesto desde enero del 2012

 

Juan Ignacio Zoido. -

EL PERIÓDICO MADRID
30/12/2017

El Ministerio del Interior ha cesado por sorpresa a Enrique Barón Castaño como máximo responsable de la Comisaría General de Información de la Policía Nacional, después de que el Ministerio del Interior pusiera en marcha hace poco más de un mes las cuatro nuevas jefaturas centrales, entre ellas la de Información, Investigación y Ciberdelincuencia.

De hecho, fuentes policiales enmarcan este relevo en la creación de esta nueva jefatura central que sitúa por encima de la comisaría general de Información.

Según publicó ayer el BOE, el cese de Enrique Barón lo firma el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, a propuesta del director general de la Policía, Germán López Iglesias, y con el informe favorable del secretario de Estado de Seguridad, José Antonio Nieto.

Enrique Barón fue designado comisario general de Información, uno de los puestos más relevantes dentro de la cúpula por ser el máximo responsable de la lucha antiterrorista en este cuerpo, en enero del 2012 por el anterior ministro del Interior Jorge Fernández Díaz, quien relevó a todos los altos mandos.

Barón, de 57 años, era hasta ahora máximo jefe de la lucha antiterrorista en la Policía, a donde llegó tras pasar por las jefaturas superiores del País Vasco y Madrid. Su dilatada trayectoria incluye relevantes operaciones contra ETA y, tras el atentado en Madrid del 11 de marzo del 2004, el terrorismo de corte yihadista.

Comisario principal desde mayo del 2009, su primer puesto de responsabilidad fue como jefe de la Brigada Provincial de Seguridad Ciudadana de Navarra en 1996, teniendo que hacer frente a una de las épocas más duras de la kale borroka.

Hasta enero de 1999 ocupó el puesto de jefe de la Brigada Provincial de Información de Navarra, y de aquí pasó a ser jefe superior del País Vasco, ocupando este puesto hasta septiembre de 2005. En ese periodo fue pieza clave en las sucesivas desarticulaciones de los comandos Donosti, Vizcaya y Araba, así como en las actuaciones judiciales contra el entramado político, juvenil y financiero de ETA.