+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

Rivera admite un pequeño avance con Rajoy pero mantiene su abstención

El líder del PP y el de Ciudadanos se coordinan tras su reunión para negociar un pacto por la unidad de España. "Hay voluntad de avanzar juntos", señala el dirigente catalán

 

Mariano Rajoy y Albert Rivera posan antes de la reunión en el Congreso, el 3 de agosto. - AGUSTÍN CATALÁN

PILAR SANTOS / JUAN RUIZ SIERRA / MADRID
03/08/2016

Ciudadanos ya tiene dos motivos para negociar con el PP. Mariano Rajoy y Albert Rivera han mantenido este miércoles una reunión de cerca de hora y media, que ha servido para que ambos dirigentes se coordinen para abordar una vieja idea del partido naranja, ahora recuperada: un pacto de Estado por la unidad de España. Rivera, además, ha cedido ante las "urgencias" de España que le ha planteado Rajoy y se ha comprometido a abrir una línea directa entre ellos dos para empezar a hablar del techo de gasto y los Presupuestos Generales del Estado, que deberán estar aprobados antes de que acabe septiembre para poder enviarlos el 15 de octubre a Bruselas.

Rivera solo ha tenido tras el encuentro buenas palabras para la actitud del presidente en funciones, reconociendo un pequeño avance, que es, precisamente, lo que esperaba el PP en aras del desbloqueo de la gobernabilidad. Aun así, Ciudadanos, no obstante, mantiene su abstención en la segunda vuelta e insiste en que es el PSOE el que, aritméticamente, puede facilitar la reelección de Rajoy con la abstención de al menos una parte de sus diputados.

“Nosotros ayudaremos en la medida que podamos ayudar. Hemos sido los únicos que hemos cedido. Si podemos ser útiles para cualquier negociación, para desatascar con el PSOE, para cualquier cosa, si es por el bien de España aquí estamos. Si los demás partidos hicieran lo mismo, ya tendríamos Gobierno”, ha dicho el líder de Ciudadanos.


CATALUÑA, EN EL CENTRO DE LA NEGOCIACIÓN

Cataluña se coloca así en el centro de la negociación. “Le he planteado solemnizar un pacto por España y por la unión, entre partidos constitucionalistas, para que al margen de quien gobierne, y de si esté o no en funciones, tengan claro los españoles que vamos a seguir viviendo juntos y se van a respetar las reglas democráticas. Eso necesita la formalización solemne de un acuerdo de Estado”, ha señalado Rivera.

“Ha sido bien acogido. Me ha dicho que lo ve con buenos ojos y que cree que sería necesario llevarlo a cabo”, ha continuado antes de comprometerse a hacerle llegar la propuesta a Pedro Sánchez, secretario general del PSOE, porque esta “no tiene sentido si no es respaldada por una amplia mayoría”. “Este es un principio de acuerdo”, ha reconocido Rivera. El otro se refiere al techo de gasto y los Presupuestos, que el presidente de Ciudadanos se ha comprometido a negociar al detalle después de que haya investidura. No han pactado ni mesa ni equipos y serán los propios dirigentes los encargados de intercambiar información. “Debo celebrar que en estos dos temas hay voluntad de avanzar juntos”, ha concluido.