+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

LA GESTIÓN DE LA PAZ

Urkullu pide buscar el consenso sobre la política penitenciaria

El Gobierno vasco propone acordar los cambios entre partidos e instituciones. El PSE reclama la disolución como paso previo a acabar con la dispersión de presos

 

El lehendakari, Íñigo Urkullu, y el coordinador de la Comisión Internacional de Verificación, Ram Manikkalingam, hablan este sábado 8 de abril del desarme de ETA. - EFE / GORKA ESTRADA

A. UBARRETXENA / P. SANTOS / SAN SEBASTIÁN / MADRID
09/04/2017

El día siguiente del desarme de ETA, el Gobierno vasco abordó un asunto clave en el fin de la banda: la política penitenciaria. El secretario general de Paz y Convivencia del Gobierno Vasco, Jonan Fernández, pidió buscar el "consenso" para acabar con la dispersión de los presos etarras. "Los cambios que lleguen a partir de ahora tienen que conseguirse de otra manera; hay que conseguir llegar a consensos. Consenso entre las instituciones de España y las vascas, entre los partidos; si queremos conseguir algo, por ejemplo cambiar la política penitenciaria, va a ser necesario buscar el consenso", declaró en Radio Euskadi.

La izquierda aberzale y el colectivo de presos creen que el paso dado por los terroristas este sábado debe ayudar a acabar con la dispersión de sus reclusos en España y Francia. El Ejecutivo deMariano Rajoy no quiere por ahora hablar de este asunto. La Moncloa sigue señalando el camino a los terroristas: la banda debe disolverse y pedir perdón. Sin embargo, el PNV de Urkullu presiona para modificar esa política penitenciaria y la coyuntura le ayuda. En esta legislatura en la que Rajoy está en minoría, el apoyo de los nacionalistas vascos es clave para el PP (se verá en los Presupuestos del Estado), por lo que los populares están más abiertos a hablar de acuerdos políticos a largo plazo. El líder del PP se ha implicado directamente en la negociación con los peneuvistas y ha mantenido al menos una reunión discreta con Urkullu, en la que el lendakari le adelantó el paso que iba a dar el grupo terrorista con el desarme.


MOVIMIENTOS EN EL GOBIERNO Y EN EL PP VASCO

Y, además, ha habido algunos movimientos públicos en las últimas semanas tanto en el Gobierno como en el PP vasco. El 7 de marzo, el secretario de Estado de Seguridad, José Antonio Nieto, pidió al resto de grupos en sede parlamentaria que contribuyan a propiciar un “clima adecuado” para abordar cuestiones como el traspaso de competencias penitenciarias al País Vasco y, el día 24, la nueva secretaria general de los populares en Euskadi, Amaya Fernández, afirmó que el “camino natural” si ETA se disuelve es que se modifique la política penitenciaria y se acabe con la dispersión de los presos de la organización armada.

En la entrevista, Fernández también aprovechó para reclamar la disolución. "No sé en cuánto tiempo llegará (pero) nos une al pasado y, si queremos mirar al futuro, ETA tiene que disolverse cuanto antes".

En este sentido, Idoia Mendia, secretaria general del PSE, reclamó también la desaparición de la banda porque "contribuiría directamente en la situación de los presos". "No obstante --quiso aclarar--, la situación depende exclusivamente de ellos". Mendia se refiere a la posibilidad de acogerse a opciones individuales que el propio colectivo de reclusos impulsa.

Por otro lado, la justicia francesa empezó este domingo a tomar declaración a los miembros del Comité Internacional de Verificación que ejercieron de supervisores en la entrega de armas a las autoridades galas.