+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 

Espectáculos

 

COVID-19

La cultura contra Uribes, la rebelión en las redes se para

La Unión de Actores ha desconvocado la huelga 'online' tras la reacción de la ministra María Jesús Montero

 

El ministro de Cultura José Manuel Rodríguez Uribes. - MONCLOA

MARTA CERVERA
11/04/2020

El parón de dos días en redes sociales propuesto por la Unión de Actores y Actrices se ha desconvocado la tarde de este viernes. La protesta ante la reacción del Ministro de Cultura, José Manuel Rodríguez Uribes quien ha descartado un fondo específico para ayudar al sector cultural ha sido 'trending topic' en Twitter durante unas horas. La reacción del gobierno ha llevado al colectivo a desconvocar la huelga horas después de que la ministra portavoz y de Hacienda, María Jesús Montero, haya anunciado que van a "estudiar la singularidad del sector cultural para adaptar las medidas general ya tomadas, así como las futuras" ajustadas a "las  especifidades del sector".  Las declaraciones han sido realizadas tras la reunión extraordinaria del Consejo de Ministros. 

No solo los actores, otros agentes de la cultura se han sumado a la rebelión contra el ministro desde primera hora. Ya se han escuchado voces pidiendo su dimisión. #Apagón Cultural y #CulturaEnHuelga ha llevado a la suspensión de propuestas diversas desde algunos conciertos previstos hoy. Actores como Paco León, Leticia Dolera o Miguel Ángel Muñoz, cantantes como Lola Índigo y compañías de teatro como Kamikaze, Teatro del Barrio y el Lliure también se sumaron a la convocatoria. Y Lluís Pasqual escribió una carta abierta descalificando al ministro Uribes.

 La primera huelga 'online' de la cultura en España es consecuencia de la comparecencia de Uribes tras decretarse el estado de alarma. Su visión del problema al declarar "el apoyo transversal e inclusivo es lo más razonable" le ha desacreditado ante la mayoría del sector que esperaba dinero y medidas específicas, como ha ocurrido en Francia y Alemania. El sector pedía destinar íntegramente a cultura una parte de los 100.000 millones de ayudas europeas. Su posicionamiento ha sentado como una jarra de agua fría para los 700.000 trabajadores del teatro, la danza, el cine, la música, los libros y el arte cuyos representantes habían propuesto al ministro 52 medidas concretas para paliar la problemática específica de un sector donde los contratos intermitentes dificultan a la mayoría de sus trabajadores acogerse a las medidas de choque aprobadas por el Gobierno. En otros países europeos la cultura ha sido una prioridad. Aquí no. 

«Un paracaidista en el ministerio»

El actor Juan Echanove ha descalificado también a Uribes en un vídeo colgado en su Instagam donde lo ha calificado como «un paracaidista en el ministerio». Le afea su desconocimiento del sector. «Tenemos a uno que no sabe operar a cargo de la UCI cultural», afimó rotundo comparando su actitud con la de otros predecesores «Guirao, Alborch o Méndez de Vigo" que, según él, "nunca hubieran dicho» lo que dijo Uribes. Él, como la mayoría de la profesión, le ofendió que parafraseara a Orson Welles "primero la vida, después el cine", para justificar la actitud de su ministerio. En las últimas horas el ministro ha reaccionado aclarando en Twitter: "Decía Orson Welles que primero es la vida y luego el cine, pero -añado yo- la vida sin cine, sin cultura, carece de sentido y es muy poco humana'. Esto es lo que dije en la rueda de prensa, literal, siento haber causado malestar, manifestaba mi compromiso con la vida y con la Cultura". 

Otra conocida actriz que fue presidenta de la Academia de Cine, Aitana Sánchez Gijón ha reflejado también su frustración en redes sociales ante la incapacidad de Uribes de actuar cuando "la vida de un altísimo porcentaje de trabajadores de la cultura está cayendo en un abismo que agrava una precariedad ya endémica hasta límites insoportables". Lo corrobora Luis Cansino, barítono gallego que ha montado el primer sindicato de Artistas Líricos de España (ALE) en pleno estado de alarma: " muchos compañeros no pueden ni siquiera ir al supermercado".

Voces discrepantes
Aunque también hay voces divengentes para quienes no es el momento de huelga alguna. Entre ellos destaca Tristán Ulloa, actor que estuvo ingresado por coronavirus y se está recuperando en casa. "Sincera y humildemente no creo que sea momento para un apagón cultural. Nuestro lugar ahora está junto a la sociedad civil. Estamos en el mismo barco. Comparto reivindicaciones del sector y creo que habría que exponerlas con cabeza fría cuando esta situación de emergencia finalice", opina Ulloa en Twitter. Y el escritor Juan Gómez Jurado, que recuerda que el sector cultural "son 700.000 personas y no cuatro titiriteros", y censura el apagón cultural. El cantautor Juanito Makandé considera que esta huelga online "no es la forma más adecuada"  de actuar cuando ve en un momento donde "todo el  mundo arrimando el ombro más que nunca".  

Situación crítica
Por su parte el productor teatral Jesús Cimarro reclama que "se haga política cultural en coordinación con el ministerio de Trabajo, el de Economía y el de Hacienda". Él como el resto de representantes de la cultura ve con con preocupación el futuro. Temen que la cultura sea la última en volver a la normalidad cuando se empiece a recuperar la actividad económica. ¿Cuándo volveremos a ver aglomeraciones en teatros, conciertos, salas de cine u otros eventos artísticos? En China se está volviendo a la normalidad pero los espacios culturales siguen cerrados.  "Cuando termine el confinamiento no vamos a poder reactivarnos como los demás sectores. ¿Cuándo podremos abrir? ¿En qué condiciones? ¿Reduciendo aforo? Está claro que eso no es rentable", dijo esta semana el presidente de Redescena, Carlos Morán, preocupado por la supervivencia del sector.