+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

UN MANJAR MARINO

Bacaladilla, el bacalao del mar Mediterráneo

Este pescado blanco es muy versátil en la cocina, ya que admite mucha variedad de elaboraciones y aporta un sabor rico y agradable en el paladar

 

El mejor momento para consumirla es desde el mes de abril hasta junio. - MEDITERRÁNEO

FRANCISCO González Yuste
11/05/2019

La bacaladilla, lirio o perlita, pertenece a la misma familia que el bacalao. Su nombre viene precedido ya que su aspecto es similar al de un bacalao pequeño, aunque de sabor más suave. Este pescado blanco, que se captura en el Mediterráneo y también en el Cantábrico, sobre todo en Asturias, se alimenta de pequeños crustáceos, diminutos peces y cefalópodos, y tiene un bajo contenido graso.

El mejor momento para consumirlo es de abril a julio y se puede adquirir en las pescaderías de los mercados municipales. Se puede cocinar en salsa verde, tortillas y revueltos, o bien, dado que su carne se deshace con facilidad, cocinarla al vapor de hierbas aromáticas o en papillote, con patatas y verduras rehogadas. La bacaladilla se puede hacer escalfada, frita o salteada y es un ingrediente de muchas preparaciones marineras. Gracias a su suave textura, las croquetas, las albóndigas o los flanes de pescado son todos una buena forma de poder aprovechar este pescado.

Peculiaridades

Es un pescado que es colonizado con mucha facilidad por el anisakis, por lo que hay que cocinarlo muy bien (a más de 60SDgr grados durante al menos dos minutos) o congelarlo antes de su preparación (a -20 grados durante un mínimo de 72 horas).

Si se cocina con cuidado y se manipula lo menos posible, se pueden obtener exquisitos platos. Es un pescado bastante versátil que admite infinidad de preparaciones similares a las del bacalao. Su sabor se realza acompañándolo de guarniciones vegetales (pimientos, espárragos verdes, setas, pisto, patatas...) o también una salsa verde o de tomate.

Es un pescado muy perecedero, por lo que hay que consumirlo lo antes posible y mantenerlo en el frigorífico hasta su consumo o congelarlo una vez limpio de escamas y de las vísceras.