+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

REPRESIÓN EN FILIPINAS

Duterte pide a la policía matar a los "idiotas" que se resisten a ser detenidos

El polémico presidente filipino mantiene su política de dar carta blanca a los miembros de las fuerzas de seguridad para poder abatir a quienes considera que están traficando con drogas

 

El presidente Rodrigo Duterte prueba un fusil chino. - AP / BULLIT MARQUEZ

EFE
28/08/2017

El presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, ha pedido a los policías matar a los "idiotas" que se resisten de manera violenta a ser detenidos, en medio de un incremento de las muertes por la campaña antidroga en el país. "Vuestro deber os obliga a vencer la resistencia de las personas que arrestáis (...) (si) se resiste y es de forma violenta (...) sois libres de matar a ese idiota, esa es mi orden", ha dicho Duterte durante un discurso en el Cementerio de los Héroes, retransmitido por el canal RTVM.

El apoyo del mandatario se enmarca dentro del recrudecimiento de la bautizada como "guerra contra las drogas" en la que han muerto más de 70 personas en cuatro días, a mediados de agosto, en varios distrito de la capital. Una de las víctimas durante esta ofensiva policial es Kyan Delos Santos, de 17 años, quien fue abatido a manos de cuatro policías, que han sido suspendidos y contra los que la fiscalía prevé presentar cargos de asesinato.

DISPARO A BOCAJARRO

La policía dijo inicialmente que el incidente ocurrió cuando Delos Santos escapó al ver que se le aproximaban los agentes y durante la persecución disparó contra ellos, quienes aseguraron que tras abatirle le incautaron una pistola. La autopsia, en cambio, ha revelado que el menor murió de un disparo a bocajarro y con la cara contra el suelo mientras que cámaras de seguridad mostraron como instantes antes los policías arrastraban al joven. Está previsto que este lunes el mandatario se reúna en el palacio presidencial con los padres del adolescente asesinado, quien según estos no consumía estupefacientes y era un buen estudiante.

La campaña antidroga de Duterte comenzó el mismo día de su investidura, el 30 de junio de 2016, y ha causado desde entonces más de 7.000 muertos. Organizaciones internacionales defensoras de los derechos humanos han criticado duramente la "guerra" contra las drogas de Duterte.