+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

INFORME DE LA ONU

Más de 180 millones de personas no tienen agua potable

Yemen, Siria, Nigeria y Sudán del Sur, zonas afectadas por conflictos, violencia e inestabilidad, son los países más afectados

 

Un chico llena garrafas de agua en Damasco, Siria. - BASSAM KHABIEH

AGENCIAS
29/08/2017

Más de 180 millones de personas carecen de agua potable en zonas afectadas por "conflictos, violencia e inestabilidad", lo cual facilita la propagación de enfermedades que pueden llegar a ser mortales, como el actual brote de cólera en Yemen, donde más de la mitad de los casos afectan a niños, según ha denunciado este martes el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF).

La ONU estima que, de los 484 millones de personas que vivían en "entornos frágiles" en 2015, unos 183 millones carecían de agua potable. "Las personas que viven en contextos delicados tienen cuatro veces más probabilidades de carecer de agua potable" que las poblaciones en situaciones normales, revela un reciente estudio de UNICEF y la Organización Mundial de la Salud (OMS), difundido con motivo de la Semana Mundial del Agua.

En el caso de Yemen, que suma dos años de guerra civil, unos 15 millones de personas "sufren cortes regulares en el suministro de agua y saneamiento" debido a los daños provocados por los combates entre las fuerzas gubernamentales y los rebeldes hutís. La guerra de Yemen empezó en 2014 y muchas personas están sufriendo las consecuencias. En un país de 27 millones de habitantes, más de tres millones se han visto forzados a dejar sus casas, 14 millones no tienen una atención sanitaria adecuada y el 62% de la población están en alerta por inseguridad alimentaria, según los últimos datos de la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de la ONU.

AGUA COMO ARMA DE GUERRA

El otro caso paradigmático es Siria, donde la guerra se ha llevado más de 300.000 vidas humanas. Allí, 15 millones de personas necesitan "agua segura", incluidos 6,4 millones de niños. UNICEF ha denunciado que aquí "el agua ha sido utilizada frecuentemente como arma de guerra". "Solo en 2017, hubo al menos 30 cortes de agua deliberados en Damasco, Alepo, Hama, Raqqa y Deraa", ha precisado.

En el noreste de Nigeria, zona de influencia de los terroristas de Boko Haram, "el 75% de la infraestructura de agua y saneamiento ha sido dañada o destruida, dejando a 3,6 millones de personas sin ni siquiera servicios básicos". Mientras, en Sudán del Sur, donde los enfrentamientos entre el Gobierno de Salva Kiir y los rebeldes de Riek Machar duran ya tres años, "casi la mitad de los puntos de agua de todo el país han sido dañados o completamente destruidos", ha señalado UNICEF.