+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

POLÉMICA EN ESTADOS UNIDOS

May, Guterres, Lebron James... el mundo carga contra Trump y su tibieza con el racismo

La condena del presidente de EEUU a "ambas partes" por la violencia en Charlottesville disgusta también a sus correligionarios republicanos

 

Comparecencia del presidente Donald Trump condenando los hechos de Charlottesville. - JONATHAN ERNST (REUTERS)

EL PERIÓDICO
16/08/2017

Alud de críticas al presidente de EEUU, Donald Trump, por su benevolencia frente al racismo. El secretario general de las Naciones Unidas, António Guterres, ha condenado sin matices "el racismo, la xenofobia, el antisemitismo y la islamofobia" en un mensaje en su cuenta de Twitter. Lo ha hecho despúes de que Trump volviera a condenar a "ambas partes" por la violencia desatada en Charlottesville.

La primera ministra del Reino Unido, Theresa May, también se ha sumado a la condena del mandatario cuando ha vuelto a responsabilizar por igual a ambas partes de lo ocurrido en Virginia este fin de semana. "No veo ninguna equivalencia entre los que promueven el fascismo y los que se oponen a él", ha expresado este miércoles.

Lebron James, la estrella del baloncesto, también ha acusado a Donald Trump de volver a poner "de moda" el odio racial. 

En la misma línea, el ministro de Justicia alemán, Heiko Maas, ha condenado las últimas declaraciones de Trump y ha insistido en el hecho que nadie debería tratar a la ligera el antisemitismo o al neonazismo. "Es intolerable como Trump está restando importancia a la violencia de la multitud derechista de Charlottesville", ha apuntado.

CRÍTICAS DEL PARTIDO REPUBLICANO

Asimismo, miembros del Partido Republicano de EEUU se han sumado a la indignación por la suavidad con la que Trump se ha referido a los grupos neonazis y supremacistas. El presidente del Congreso y tercera autoridad del país, Paul Ryan, ha criticado la "ambigüedad moral" en este conflicto. "Debemos ser claros. El supremacismo blanco es repulsivo. Este fanatismo es contrario a todo lo que este país representa. No puede haber ambigüedad moral".

El veterano senador republicano John McCain, por su lado, ha rechazado poner en el mismo saco a neonazis y antifascistas, tal y como ha hecho Trump. 

El mandatario, que tardó dos días en condenar expresamente a los neonazis, supremacistas y seguidores del Ku Klux Klan (KKK), ha vuelto a suavizar el discurso este martes y ha afirmado que estos colectivos no tienen toda la responsabilidad de lo sucedido. "Había un grupo en una parte que era malo y un grupo en la otra que también era violento", ha asegurado Trump después de que una manifestante antifascista fuera asesinada por un hombre que participó horas antes en una manifestación neonazi y supremacista. 

CONTRA LA "IZQUIERDA ALTERNATIVA"

El presidente de EEUU también ha recriminado a la "izquierda alternativa" la violencia con la que respondió a las concentraciones ultraderechistas y ha señalado que los supremacistas sí contaban con el permiso de las autoridades locales. "Muchos de ellos querían protestar contra la retirada de la estatua de Robert E. Lee", ha detallado, en alusión al comandante del Ejército Confederado. 

Trump mantiene que su primera reacción en Twitter despúes de los hechos en Charlottesville "estuvo bien", pese a las críticas que recibió por su tibieza frente al racismo.