+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

ACCIDENTE DE TRÁFICO EN ESTADOS UNIDOS

Al menos 13 muertos y dos heridos en un accidente de autobús en Texas

 

Al menos 13 muertos y dos heridos en un accidente de autobús en Texas - AP

EFE
30/03/2017

Al menos trece personas murieron y otras dos resultaron heridas en un accidente de tráfico ocurrido ayer por la tarde entre un autobús y una camioneta al oeste de San Antonio, en el centro de Texas (EE.UU.).

El autobús llevaba a bordo a trece feligreses de la Primera Iglesia Baptista de New Branfels (Texas), además del conductor, en el momento de la colisión frontal con la camioneta, que tenía un solo ocupante, según el periódico local San Antonio Express-News.

Fallecieron en el lugar del choque el conductor del autobús, un maestro retirado, y once de sus pasajeros, mientras que los otros dos ocupantes fueron trasladados vía aérea a dos hospitales de San Antonio, dónde uno de ellos murió más tarde.

El conductor de la camioneta también fue trasladado vía aérea a un hospital de San Antonio y permanece en estado crítico.

Un portavoz del Departamento de Seguridad Pública (DPS) de Texas, el sargento Conrad Hein, señaló al rotativo de San Antonio que hasta el momento se desconocen las causas del choque, que ocurrió después del mediodía, que se encuentran bajo investigación.

Las fotografías y vídeos de la escena muestran un fuerte impacto en las partes delanteras del lado del conductor del pequeño autobús blanco y de la camioneta tipo pickup.

El pastor de la iglesia a la que pertenecían los fallecidos, Brad McLean, dijo que los pasajeros del autobús eran personas mayores que volvían de un conocido lugar de retiro espiritual ubicado cerca de Uvalde (Texas), localidad situada a 130 kilómetros de San Antonio, según apuntó el periódico Uvalde Leader-News.

El cura señaló además que todas las actividades planeadas en el templo en New Branfels fueron canceladas, aunque seguirá abierto para la oración y el apoyo a familiares y amigos.

"Estamos tristes por la pérdida de estas vidas y nuestros corazones se encuentran con todos los afectados", señaló el gobernador de Texas, el republicano Greg Abbott, en un comunicado.