+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

Obama y Merkel rechazan el golpe y apoyan al Gobierno turco "democráticamente elegido"

La UE apoya a las instituciones democráticas del país y pide un rápido retorno al orden consititucional. Las embajadas occidentales han solicitados a sus ciudadanos que no salgan a la calle

 

EL PERIÓDICO / ANKARA
16/07/2016

Tras unas horas de silencio diplomático, la primera reacción contundente de lo que ocurría en Turquía por parte de las grandes potencias ha venido del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, que ha pedido apoyar al Gobierno "democráticamente elegido" y evitar la "violencia y un baño de sangre".

Al llamamiento de Obama se ha sumado después  la cancillera alemana, Angela Merkel, que ha pedido respeto a las reglas de la democracia. La Unión Europea, por su parte, ha expresado su apoyo total a las instituciones democráticas en Turquía y ha pedido un rápido retorno al orden constitucional.

"Turquía es un socio clave de la Unión Europea. La UE apoya completamente al Gobierno elegido democráticamente, las instituciones del país y el estado de derecho", ha señalado un comunicado de los líderes de las instituciones de la UE, que asisten en Ulán Bator a una cumbre de países de Europa y Asia.

"Pedimos el rápido retorno del orden constitucional de Turquía. Seguimos de cerca los acontecimientos en coordinación con los 28 Estados miembros", añade el comunicado del presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, el de la Comisión Europea,Jean-Claude Juncker, y la Alta Representante de Política Exterior, Federica Mogherini.

En su cuenta oficial de Twitter, Mogherini había urgido anteriormente a la "moderación y al respeto por las instituciones democráticas" de Turquía. La responsable europea de política exterior dijo en el mismo mensaje que estaba "en contacto constante con la delegación de la UE en Ankara y Bruselas desde Mongolia", adonde llegó el jueves pasado para la cumbre ASEM, que concluye hoy.

Turquía es un importante vecino de la UE, con la que hay abiertasnegociaciones de ingreso desde 2005 (aunque el proceso apenas ha avanzado en los últimos años), y un país clave en el tránsito a Europa de inmigrantes desde Asia, especialmente refugiados sirios.

Rusia, ha través de su Ministerio de Asuntos Exteriores, también ha pedido evitar un derramamiento de sangre.

Las embajadas de los países occidentales en Turquía, por su lado, pidieron ayer por la noche a sus respectivos ciudadanos que viven en el país o se encuentran allí de vacaciones que no salgan a la calle dada la confusión reinante, con los militares disparando a los seguidores del presidente Recep Tayip Erdogan que han desafiado el toque de queda y han salido a la calle.

"Hemos pedido a nuestros ciudadanos que se queden en sus casas", dijeron fuentes diplomáticas francesas. Una petición similar hicieron también las autoridades estadounidenses y británicas y de otros países.

AEROPUERTOS TOMADOS

Los militares golpistas tomaron los aeropuertos de Estambul y Ankara y se suspendieron todos los vuelos. Aviones militares sobrevolaron la capital, Ankara, a baja altura,y se desplegaron tanques y blindados en los principales puntos estratégicos. El aeropuerto de Estambul, el tercero de Europa, es un importante nudo de comunicaciones y su página web está inaccesible. Todo el espacio aéreo del país está cerrado.

En los primeros momentos tras el golpe, las calles se quedaron completamente vacías y las comunicaciones fueron muy complicadas con el cierre de las redes sociales. Ni Facebook, ni Twitter ni YouTube son accesibles este viernes por la noche. La televisión estatal que en las primeras horas fue tomadas por el Ejército dejó de emitir su señal.