+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 

Opinión

 

EL DIRECTOR OPINA

130 millones de futuro

 

José Luis Valencia José Luis Valencia
20/07/2016

Querido lector:

Si hay una empresa emblemática en la capital de la Plana, principal compañía del polígono energético más importante de la Comunitat, el Serrallo, esa es BP. Y si había preocupación entre los más de 2.000 empleos inducidos que genera la actividad de esta empresa y sus 500 empleados directos por la situación de la refinería de Castellón de la multinacional inglesa en relación a la complicada coyuntura internacional, donde solo en Europa en los últimos años ha provocado el cierre de 20 instalaciones refineras, hoy se solventa con el anuncio de una inversión productiva de cerca de 100 millones de euros además de otros 30 millones en inversión en seguridad ambiental en el próximo año y medio, que suponen la garantía más expresa de la sostenibilidad de las instalaciones a largo plazo.

Es una magnífica noticia para la ciudad y la provincia, fruto según palabras del director de la planta de BP en Castellón, José Luis García Galera, de la excelencia en la gestión y el trabajo que ha caracaterizado a la refinería castellonense dentro del conjunto global del sector y de la corporación británica en particular. Porque lo contrario hubiera sido un mazazo económico extraordinario.

La importancia de esta apuesta inversora no es baladí. El negocio mundial del crudo, en sus diferentes facetas de explotación y extracción, refino, distribución y comercialización ha entrado en una dinámica extraordinariamente volátil en los años de crisis económica y de crisis política geoestratégica. Hasta el punto de que una refinería como la de Castellón llegó a entrar en pérdidas por dos años consecutivos por primera vez en su historia. La recuperación iniciada en 2014 y consolidada en 2015, con unos márgenes sobre el barril superiores a los índices de rentabilidad y las condiciones de exigencia implementadas en la refinería castellonense, han permitido la decisión de que sea objeto de estas inversiones que garantizan su continuidad a largo plazo. Y ya dentro de esa continuidad, en 2017, BP realizará su famosa parada para resetear todos sus procesos empleando a más de 2.000 trabajadores.