+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Agustín Escardino: un pilar para la investigación y la docencia

 

JOSÉ LUIS AmorósJOSÉ LUIS Amorós 20/09/2009

El Instituto de Tecnología Cerámica (ITC) ha cumplido 40 años. Cuatro intensas décadas en las que este centro de investigación, desarrollo e innovación, se ha convertido en el socio tecnológico de la industria cerámica española y en todo un referente mundial en calidad e innovación. Esta efeméride acaba de arrancar con un merecido homenaje al fundador del ITC, el profesor Agustín Escardino, en un acto emotivo y multitudinario que tuvo lugar el pasado 16 de septiembre en el Auditori de Castellón al que asistieron 250 personas vinculadas al ámbito de la I+D+i (universidades, Institutos tecnológicos) político, empresarial, administrativo y social, y al que no faltó la mayoría de la plantilla que compone el ITC, además de sus familiares, discípulos, colegas, amistades, y numerosas personas que quisieron mostrarle su afecto y agradecimiento.

Agustín Escardino es poseedor de una serie de valores innatos, que además ha sabido cultivar y desarrollar, forjando un carácter y una personalidad que nunca han podido pasar desapercibidos, y que, en mayor o menor medida, nos han marcado a todos los que hemos tenido el placer de conocerle, quererle y compartir nuestro tiempo con él.

Además de una envidiable tenacidad, posee una capacidad de síntesis y una visión de futuro fuera de lo común. Está excepcionalmente dotado para concebir, diseñar, ejecutar y desarrollar proyectos, empresas, o cualquier actividad que se plantee, impulsándolos y haciéndolos crecer hasta convertirlos en viables. De este modo, concibió y comenzó a cultivar el germen de lo que es hoy el ITC, que nació en la Facultad de Química de la Universidad de Valencia, de la mano del profesor Agustín Escardino Benlloch.

Desde su creación en 1969 hasta la actualidad, el Instituto ha desarrollado más de 1.000 proyectos de I+D+i, por un importe cercano a los 40.000.000 de euros, de ellos, 642 han sido realizados mediante convenio privado con empresas del sector y 364 han sido financiados mediante ayudas de las administraciones públicas. Ha impartido más de 200 cursos y seminarios, con asistencia de más de 4.000 profesionales, publicando, en las más prestigiosas revistas científicas, 600 artículos científicos además de casi 700 comunicaciones a congresos de gran relevancia. Se han desarrollado 51 tesis doctorales y 31 patentes. Además, ha realizado 150.000 análisis y ensayos de los más de 475 tipos que ofrece y posee un equipamiento técnico-científico valorado en alrededor de 7 millones de euros.

EL CENTRO maneja 8 millones de euros en volumen de actividad, desarrollando más de 100 proyectos de I+D+i y asesoramiento tecnológico en el último año y es socio de referencia en redes y plataformas tecnológicas de ámbito nacional e internacional. Su actividad se lleva a cabo en más de 8.000 m2 de superficie, repartidos en dos sedes, y cuenta con 357 empresas asociadas y una plantilla de 146 personas, de las cuales aproximadamente un 20% imparte docencia en la titulación de Ingeniería Química de la Universitat Jaume I de Castellón.

Esta es la obra, sin duda, de Agustín Escardino Benlloch, quien posee, en abundancia las cualidades que definen a un líder y a una gran persona. Además, y según opinión generalizada, posee un don especial para reconocer el talento y conseguir el máximo desarrollo de su potencial, cuando otros muchos no lo habrían ni detectado. Es, además, un negociador cordial y hábil donde los haya. Escardino ha desarrollado este proyecto y tantos otros, gracias a su gran agudeza, su carácter pionero y su arrolladora capacidad de trabajo: no en vano, durante 40 años ha venido desempeñando la cátedra de Ingeniería Química en las Universidades de Valencia (Estudi General) y Jaume I de Castellón; fundó y dirigió el Instituto de Tecnología Cerámica Agustín Escardino hasta junio del 2001, fecha en que tomó posesión del cargo de vicerrector adjunto al rector de la Universitat Jaume I de Castellón. Durante 14 años fue director del Colegio Universitario de Castellón. Fue también vicerrector de Investigación y del Campus de Castellón en la Universitat de Valencia (Estudi General). Durante algunos años desempeñó el cargo de secretario autonómico de Universidad, Ciencia y Tecnología de la Generalitat Valenciana

HA DIRIGIDO 42 tesis doctorales y 61 tesinas de licenciatura y trabajos de Suficiencia Investigadora, habiendo publicado 146 artículos de investigación y presentado 132 comunicaciones o ponencias a congresos. Ha participado en 78 proyectos de I+D (en 63 de ellos como investigador principal), desarrollados en colaboración con empresas del sector cerámico, la mayor parte de ellos financiados íntegramente por las empresas.

Es académico de la World Academy of Ceramics y de la Real Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales, adscrito a la sección de Ciencias Físicas y Químicas. Por su labor investigadora ha recibido numerosos galardones y menciones, entre los que destacan el Premio Nacional de Investigación Juan de la Cierva, en el área de Transferencia de Tecnología, y el Premio Rey Jaime I, en la categoría de Nuevas Tecnologías.

Actualmente es profesor emérito adscrito al Departamento de Ingeniería Química de la Universitat Jaume I de Castellón, y director honorífico perpetuo del Instituto de Tecnología Cerámica Agustín Escardino de esta universidad, en la que viene desarrollando actividades de docencia e investigación, participando, por encargo del rector, en la puesta en marcha del Parque Científico-

Tecnológico de la misma, en colaboración con el vicerrector de Política Científica y Tecnológica. Asimismo, es presidente de la Comisión de Nuevas Tecnologías del Alto Consejo Consultivo en Investigación, Desarrollo e Innovación de la Generalitat Valenciana, institución a la que pertenece desde el año 2002.

El profesor Escardino ha sido desde siempre un convencido impulsor del sistema de cooperación entre la universidad y la empresa. Para él los esfuerzos de la investigación deben conducir principalmente a la obtención de productos nuevos o de características mejoradas o al desarrollo de procesos innovadores, siempre a escala industrial, para favorecer con ello el progreso, el bienestar y el desarrollo de la sociedad. El tiempo le ha dado la razón. Los que hemos tenido la fortuna de convivir y trabajar con él esperamos poder hacerlo durante muchos años más.

Director de l´Institut de Tecnologia Ceràmica