+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 

Opinión

 

Punto de vista

Felipe VI

 

MATÍAS Vallés
26/06/2020

La campaña para aislar a la familia real del diluvio de publicaciones extranjeras sobre comportamientos y gastos desorbitados, no solo se parece demasiado al cortafuegos que debía librar a la infanta Cristina del banquillo. Sobre todo, olvida que hay algo peor que un escándalo sometido a explicación, la indiferencia. Confinar a Felipe VI en una burbuja intocable equivale a condenarlo a la irrelevancia. Si no lucha por su posición, difícilmente se ganará el aprecio de los sectores juveniles que ya lo han declarado ajeno a sus intereses.

En el fondo y en la superficie, los esforzados protectores de Felipe VI lo culpabilizan. En la comparación atlética, es un deportista de élite a quien se le niega la capacidad de competir. Titulares de la prensa inglesa no deben sorprender en cabeceras que vienen dedicando epígrafes todavía más hirientes a los funcionarios de la familia real británica.

Como mínimo, la lluvia de millones alrededor de la Zarzuela ha cambiado el sentido de la gira que Felipe VI y Letizia acaban de emprender por la España de la pandemia. Habrá que aplazar el planteamiento de un monarca que recorre sus reinos para consolar a siervos arruinados por la peste. Es el Rey quien necesita ahora el apoyo de sus ciudadanos.

En cambio, le sobran los protectores de quienes debe liberarse con urgencia. Son los mismos que anunciaron que Iñaki Urdangarin era una golondrina pasajera, y que Juan Carlos I se encontraba hace seis años en su mejor momento. Sí, el día antes de abdicar.

*Periodista