+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 

Opinión

 

A fondo

Respuestas sin pregunta

La idea de que la Constitución sea un fracaso social y no un éxito reclama una justificación

 

Vicent Sales Vicent Sales
25/07/2017

El mes pasado celebramos el cuarenta aniversario de las primeras elecciones democráticas tras la dictadura. Fueron las elecciones sobre las que se asentó un proceso constituyente, sostenido en la concordia como suelo común del acuerdo y del desacuerdo; el momento en el que nuestros partidos comprendieron que la coexistencia tenía un valor superior al de su propia ideología; una verdadera opción moral y pragmática en la que todos cedieron parte de sus intereses para llegar a un fin común.

Sin embargo, ese fin común parece tener mal futuro, porque se ha aceptado como algo normal que, desde una parte de ese fin común, se ponga en solfa a diario su propia existencia, basándose para ello en delirios irracionales trufados de afectos y desafectos infantiles.

Se ha llegado a crear la ficción de que el secesionismo es un movimiento reactivo debido al inmovilismo de una democracia deficiente. Es la línea argumental favorita que mantiene el PSOE. Y de ello se extrae como consecuencia la reforma constitucional, para construir una España federal asimétrica y plurinacional.

Entre los que aceptan ese supuesto inmovilismo se ha extendido un cierto furor hiperactivo que entremezcla ideas con ocurrencias variopintas. Los hay que incluso abogan por la celebración de una votación en todo el territorio nacional con múltiples opciones abiertas que «desactivarían el rupturismo independentista» […]. Un whisful thinking en toda regla.

No importa que los pretendidos beneficiarios de estas reformas hayan dicho con claridad que no es eso lo que buscan.

LOS SOCIALISTAS, al actuar de esa forma, patrocinando a veces o disculpando casi siempre el quebrantamiento de las reglas del juego, hacen imposible cualquier tipo de deliberación. Es como si hacer cumplir la ley en Cataluña fuera la anécdota y no la categoría.

Las iniciativas de Pedro Sánchez responden a la incapacidad socialista para abordar críticamente su relación con el nacionalismo, con el que ha decidido establecer un vínculo de nulo provecho para el socialismo y para el conjunto de España.

La idea de que un acuerdo como la Constitución del 78, que hace posible la convivencia de personas que discrepan, sea un fracaso social y no un éxito histórico, reclama algún tipo de justificación.

La sustitución de las personas por los territorios como categoría de análisis, también; aunque solamente sea porque la izquierda no ha pensado así nunca en la historia. ¿Desde cuándo el internacionalismo socialista se diferencia territorialmente por adscripciones identitarias cerradas?

Si la respuesta es la tentación populista y separatista, la pregunta debería ser si estamos dispuestos a desprendernos del valor y de la utilidad de la democracia representativa, la cual, en términos de igualdad, prosperidad y libertad, soporta cualquier comparación tanto en su funcionamiento práctico como en sus fundamentos morales y de carácter ideológico.

El resto no son más que eslóganes vacíos y sin contenido que caben en los 140 caracteres que permite un tuit.

*Vicepresidente de la Diputación de Castellón y diputado de Cultura

 
 
1 Comentario
01

Por Cruda Realidad 9:39 - 25.07.2017

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Sorprendente inicio de semana del autor de los artículos de los miembros del PPCV. Ayer puso en boca del Sr. García afirmaciones acordes con el espíritu del 15M y su “NO nos representan” y con el anarquismo más puro y su “Ni Dios, ni Patria, ni Patrón”. En el artículo de hoy, al realizar una más de sus cotidianas y burdas descalificaciones de adversarios políticos, esta vez camuflada en una supuesta defensa de la Constitución del 78, ha conseguido hacer uno de sus ridículos más espantosos. Hasta el expresidente del Tribunal Constitucional Pérez de los Cobos ha defendido la reforma de la Constitución alegando que ““es la mejor forma de garantizar su perdurabilidad y eficacia y de renovar el consenso social que la legitima” y haciendo un llamamiento a evitar “los errores en los que se incurrió (en la Constitución del 78): DEJAR EL MODELO TERRITORIAL PERMANENTEMENTE ABIERTO E INACABADO EN LA DEFINICIÓN DE SUS ELEMENTOS ESTRUCTURALES Y LO QUE ES PEOR, AL ALBUR DEL JUEGO PARTIDARIO”.