+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

SUCESOS

Un error impidió que médicos vieran los antecedentes del bebé muerto de Pineda

Según la investigación de Salut, este fallo no influyó en el diagnóstico, que fue el correcto. El juez recibe la notificación oficial de la defunción con un día de retraso

 

EL PERIÓDICO
22/01/2019

Diferentes profesionales que atendieron al bebé de Pineda, muerto el pasado lunes tras un presunto maltrato por parte de su progenitor, lo visitaron sin poder acceder a sus antecedentes clínicos. Alguien tecleó un Código de Identificación Personal (CIP) erróneo del menor, según ha informado en un comunicado la ‘conselleria’ de Salut una vez finalizada su investigación interna. Aún así la Generalitat concluye que los profesionales actuaron correctamente en todo momento.

Salut no informa de cuantas veces sucedió, ni en que centros sanitarios ocurrió, pero en más de un caso, al visitar el menor de menos de dos semanas, los profesionales sanitarios no pudieron acceder a sus antecedentes médicos por un error “administrativo”. No pudieron saber sus ingresos previos ni sus patologías anteriores. El motivo, el código CIP se introdujo incorrectamente en la base de datos. Aún así, la investigación del ‘Govern’ concluye que este error no fue determinante para el diagnóstico. “No cambia la exploración clínica del menor”, es la explicación textual que dan en este comunicado.

De hecho, Salut asegura que la atención clínica que recibió el menor presuntamente maltratado fue la “correcta” en todos los centros sanitarios donde se le atendió. No concretan cuantas visitas hubo, ni bajo que cuadro clínico, pero constatan que ni el Hospital de Mataró, ni el de Calella ni el CAP Pineda de Mar activaron el protocolo de maltrato infantil porque “no se identificó ningún incidente que lo motivara”. Como motivo, esbozan que el comportamiento de los padres con el bebé no difería respecto al resto. Lo concluyen después de haber entrevistado los profesionales que lo vieron durante sus dos meses de vida: siete médicos distintos, cuatro enfermeras y dos trabajadoras sociales que han manifestado conocer el protocolo del maltrato infantil.

Esta investigación interna también ha analizado el historial clínico del menor. Los medios que aplicaron los médicos, las exploraciones que hicieron y las pruebas complementarias ordenadas se hicieron de acuerdo a la patología del niño, fueron adecuadas y están en sintonía con el cuadro clínico detectado.

Salut detalla que la única alerta “leve”, que se dictó des del Hospital de Calella el 28 de diciembre fue por posibles problemas de educación sanitaria de los padres. Lo alertó una enfermera, que avisó a la trabajadora social del mismo centro, que a su vez lo transmitió a su homónima en el CAP de Pineda y que después hizo llegar la alerta a un educador de los servicios sociales municipales.

AVISO CON RETRASO

El juzgado que lleva el caso, el del número 3 de Arenys de Mar, no recibió comunicación oficial del fallecimiento del bebé hasta un día después de su muerte, según informó ayer el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC). El encargado de hacerlo es Hospital Vall d’Hebron, que llamó al juzgado competente. Pero este, por las tardes, no está abierto. Entonces los facultativos se dirigieron al juez de guardia de Barcelona, de otro partido judicial. Como se ha hecho evidente, la información no llegó a su destinatario. Finalmente el hospital se ha puesto encontacto con el magistrado instructor de Arenys este mediodía, que ya ha tiene toda la información solicitada.

De momento no ha trascendido que el juez haya tomado ningún decisión que modifique la situación procesal del supuesto autor confeso del maltrato, el padre del menor, que actualmente está en libertad provisional acusado de un delito de lesiones y otro de maltrato.

Este mediodía, en una concentración de repulsa contra el maltrato y infantil, el alcalde de Pineda Xavier Amor ha puesto en duda la decisión del magistrado. "Hay decisiones judiciales que no se entienden y pediremos la máxima contundencia", ha afirmado. También la Generalitat ha pedido pedido ante juez que el padre infrese en prisión. Tanto el Ayuntamiento de Pineda como la ‘conselleria’ d'Afers Socials han solicitado personarse como acusación particular en el caso.