+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

FENÓMENO DE MODA

Jugar a Pokémon Go puede acabar con cárcel

 

REDACCIÓN
20/07/2016

Allanar una propiedad privada, entrar en espacios públicos que estén cerrados o jugar mientras se conduce son solo algunos de los delitos, infracciones o faltas que se pueden cometer --y que de hecho ya se han cometido-- jugando a Pokémon Go y que pueden estar penados con hasta cinco años de prisión.

Ante la oleada de incidentes relacionados con el juego de realidad virtual que causa furor en todo el mundo, que consiste en atrapar pokémon que pueden aparecer en cualquier lugar, es importante alertar de los peligros que puede desentrañar el juego pero también es necesario mencionar las prácticas ilegales con consecuencias penales en las que puede derivar, tal y como alertan los abogados del grupo Legálitas en Madrid.

El lunes, la Policía Nacional lanzó una campaña a través de las redes sociales para fomentar el uso seguro de los juegos de realidad aumentada como Pokémon Go y otras aplicaciones para móviles.

Por si esto fuera poco, el Colegio Profesional de Fisioterapeutas de la Comunidad de Madrid también se han hecho eco de los riesgos para la salud que puede tener el uso prolongado de las tecnologías, además de que andar absorto mirando el móvil puede incrementar en un 40% el riesgo de sufrir un accidente, desde una caída a un atropello.

Entrar en una propiedad privada sin autorización es una de estas situaciones que pueden llevar a los jugadores a quedarse una temporada entre rejas y, aunque todavía no se ha dado el caso, en países como Estados Unidos, Australia y México ya se han presentado denuncias al respecto.

En España supondría un delito de allanamiento de morada castigado con penas de hasta cuatro años de prisión si se ha accedido a la vivienda empleando la fuerza. H