+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

estudio

La lactancia protege a las madres frente a la diabetes

 

REDACCIÓN
18/01/2018

Amamantar durante seis o más meses reduce en casi un 50% el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2 en las mujeres durante sus años fértiles, según revela una nueva investigación de Kaiser Permanente, en Estados Unidos, cuyos detalles se revelan en el número del martes de la revista JAMA Internal Medicine.

«Encontramos una asociación muy importante entre la duración de la lactancia materna y el menor riesgo de desarrollar diabetes tipo dos [las que no precisa la administración de insulina], incluso después de tener en cuenta todos los posibles factores variables de confusión», afirma la autora principal del trabajo, Erica P. Gunderson, investigadora de la División de Investigación de Kaiser Permanente.

El estudio se basó en el análisis del estudio CARDIA (siglas en inglés de Desarrollo de Riesgo Arterial y Coronario en Jóvenes Adultos) que durante 30 años realizó un seguimiento que incluyó a 5.000 adultos de entre 18 y 30 años, cuando comenzaron las pruebas.

Las mujeres que amamantaron durante seis meses o más en todos los partos redujeron en un 47% el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2 en comparación con las que no amamantaron en absoluto. Las madres que practicaron la lactancia materna durante un máximo de seis meses mostraron una reducción del 25% en el riesgo de sufrir diabetes.

Los nuevos hallazgos se suman a una creciente evidencia de que la lactancia materna tiene efectos protectores tanto para las madres como para los hijos, incluida la disminución del riesgo de padecer cáncer de mama y de ovario. «La incidencia de diabetes disminuyó a medida que aumentaba la duración de la lactancia, independientemente de la raza, la diabetes gestacional, los hábitos de vida, el tamaño corporal y otros factores de riesgo metabólicos medidos antes del embarazo, lo que implica la posibilidad de que el mecanismo subyacente sea biológico», dice Gunderson.