+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

OPERACIÓN DE BÚSQUEDA

Localizada la mochila del catalán desaparecido en Brasil hace año y medio

Entre las pertenencias había un nota en la que explicaba que había tenido un accidente y no podía moverse. El martes se inició una batida en búsqueda de Hugo Ferrara en el Parque Nacional de la Chapada Diamantina

 

La mochila con las pertenencias de Hugo Ferrara. - EL PERIÓDICO

ROGER PASCUAL
10/05/2017

Un guía ha encontrado en el Parque Nacional de la Chapada Diamantina, en el estado brasileño de Bahía, la mochila de Hugo Ferrara Tormo, barcelonés desaparecido hace un año y medio en Brasil. Entre sus pertenencias había unas notas manuscritas del 25 de diciembre del 2015 en las que explicaba que seis días atrás había tenido un accidente: mientras exploraba solo el parque había caído de una cascada de siete metros y no podía moverse tras haberse roto la rodilla. La familia, que identificó a finales de la semana pasada la letra de este joven (que tenía 27 años cuando desapareció), prepara ya el viaje para Brasil. La semana pasada guías voluntarios hicieron una batida de dos días por el río de la Fumaça y, desde este martes, un grupo de bomberos están realizando otra por la zona en la que se encontró la mochila. En ambos casos acompañados por el guía que hizo el hallazgo.

Pese a que la bolsa con el pasaporte y los objetos personales se localizó el 14 de abril, la familia no pudo tener acceso a los manuscritos de Hugo hasta la semana pasada. "No sé por qué hemos tenido que esperar tanto para confirmar que era la letra de mi hermano", lamenta su hermana Paola. "En los escritos explica que estaba bajando en un río con cascadas que se iban complicando y al final tuvo un accidente -relata-. El último escrito era del 25 diciembre del 2015. En Navidad relataba cómo se rompió la rodilla y que intentó moverse pero para hacer 40 metros tardó una hora y vio que no podía seguir y decidió intentar buscar algún refugio en el camino. Que escuchaba helicópteros, porque era época de incendios, pero que aunque gritaba no le oían".


Hugo Ferrara Tormo, desaparecido en Brasil.

La familia de Hugo, que tiene previsto marcharse el próximo 23 de mayo, hace un llamamiento a la máxima cooperación entre las autoridades brasileñas y españolas para que se aborde ahora decididamente la búsqueda. "La justificación que nos daban antes para parar las búsquedas era que no había suficentes indicios para saber que seguía en el parque. Ahora tenemos un indicio clarísimo, en una zona muy acotada y ya no estamos buscando supuestamente a una persona viva, se pongan las pilas de verdad". En este sentido reclama que el cónsul español en Brasil se implique activamente en este caso. "Decía que se sentía muy identificado con Hugo. Que mueva todos los hilos posibles. Si hace falta, que nos acompañe a la Chapada Diamantina que lo haga".

Hugo se despidió de sus amigos el 18 de diciembre del 2015 en una estación de autobuses de Brasilia. El joven mochilero había llegado a Sao Paulo una semana antes con la ilusión de realizar un viaje por los principales espacios naturales de Brasil antes de dirigirse a Chile. Después de pasar unos días en la Chapada dos Veadeiros, en el estado de Goiás, junto a una amiga brasileña, emprendió su viaje al Parque Nacional de la Chapada Diamantina, en el estado de Bahía. Sería allí donde debería reunirse entre los días 20 y 23 de diciembre con un amigo finlandés para proseguir su viaje de mochileros por Brasil. Sin embargo, el joven catalán nunca llegó a su cita en la localidad de Lençois, Bahía, donde incluso había reservado en un albergue juvenil entre los días 20 y 22 de diciembre. Hugo, con mucha experiencia en viajes y senderismo, pretendía viajar desde Seabra hasta el Vale do Capao y, desde allí, emprender la larga caminata de 20 kilómetros hasta la localidad de Lençois a través del Parque Nacional de la Chapada Diamantina.

Aunque se está realizando la segunda batida en una semana para encontrar su cuerpo, la búsqueda en todos este tiempo se ha visto dificultada también por las reticencias entre diferentes guías a colaborar entre ellos. En todo este tiempo, la familia de Hugo no ha parado de buscarle, se ha gastado hasta ahora ya más de 30.000 euros (muchos de los cuáles podrían haberse ahorrado si hubieran estado bien asesorados por las autoridades) y han llamado a todas las puertas posibles. El pasado 20 de diciembre, cuando se cumplió un año de la desaparición, realizaron un minuto de silencio delante del Parlament de Catalunya, al que se unió Carme Forcadell, presidenta de la Cámara catalana, y varios diputados. Tras muchos meses sin apenas novedades, esperan poder poner fin a más de 500 días de incertidumbre.

La complicación añadida de las desapariciones en el extranjero
Durante mucho tiempo, los que tenían a un ser querido desaparecido en España habían sido también víctimas de la falta de sensibilidad de la mayoría de administraciones y también de la falta de coordinación entre los distintos cuerpos policiales del Estado. Afortunadamente, en los últimos años, gracias a la presión de las asociaciones de familiares, se han conseguido algunas mejoras en este sentido, como por ejemplo una base de datos compartida entre todos los cuerpos policiales y un protocolo común de actuación.

Pero, desgraciadamente, a las complicaciones que ya tiene cualquier búsqueda se le añaden muchas más cuando se tratan de desapariciones en el extranjero. Así lo expuso Paola Ferrara en la comisión de Interior del Parlament de Catalunya. Miembro de la junta de Inter-SOS y hermana del desaparecido, explicó a los diputados las dificultades con las que habían topado.

"La falta de eficacia de la Interpol se traduce en una falta de coordinación y, sobre todo, de comunicación entre los cuerpos de seguridad y las instituciones de los distintos Estados porque no se comunican o, al menos, no lo parece", denuncia Paola. En todo este trance por el que han tenido que pasar, lo peor para ellos ha sido la desinformación, como ha ocurrido en el caso de los manuscritos que se encontraron en la mochila y que han tardado dos semanas en poder verificar. "Si tu familiar desaparece en Terrassa, al menos puedes ir allí para preguntar para no estar tan desesperada", afirma.